25 octubre, 2021

LOS PUYAZOS DE SERGIO.

Recorrió el telón la campaña menor en el viejo coso del barrio de San Marcos de Aguascalientes, ciudad que el fin de semana entrante iniciará su feria taurina, ello en la “Gigante de Expo-plaza”.

Seis funciones la conformaron, durante las cuales hubo excelentes entradas, sumando, al fin, un promedio punto arriba de lo bueno en la demanda de boletos.

Recorrió el telón la campaña menor en el viejo coso del barrio de San Marcos de Aguascalientes, ciudad que el fin de semana entrante iniciará su feria taurina, ello en la “Gigante de Expo-plaza”.

Seis funciones la conformaron, durante las cuales hubo excelentes entradas, sumando, al fin, un promedio punto arriba de lo bueno en la demanda de boletos.

36 utreros fueron corridos; y en esta crecida partida de reses no hubo uniformidad, sino variedad en tipos, natural por los asuntos de la genética, cuajos, condicionados por la política imperante en la fiesta, y comportamientos durante la lidia, resultado de la buena o mala calificación durante las tientas. En la boleta de los aprobados, anótense, sobre todo y en negritas, los encierros de Cerro Viejo, Pepe Garfias y Fermín Rivera.

De los jóvenes que pisaron el antañón albero, 27 en total, muy pocos llamaron la atención: Mariano Sescosse, Iván Hernández, José María Hermosillo y el sevillano Rafael Serna, el resto, una parte no pasó de mediocre y/o regular y la otra firmó un petardo. Cambiando de tema.

Alberto Huerta es uno de esos muchos espadas que ha sido desairado y desperdiciado por el enviciado y soberbio sistema de la tauromafia nacional. Vástago del matador Víctor y, por consecuencia, sobrino de Joselito Huerta, “El León de Tetela”, heredó por propio y legítimo derecho una escuela taurómaca compacta, recia, dura, meramente mexicana, de fuerte sabor, como el de los mezcales que, a golpe de primer trago, devasta pero que estremece al individuo que lo ingiere.

Como premio a su torería, con excelente paso por la Señora de Insurgentes incluido en donde extendió su tauromaquia en una de esas corridas de “oportunidad”, estuvo “encantado” por “N” cantidad de años, porque las empresas administran la fiesta a favor de la conveniencia de los comodinos y abusivos figurines y otros intereses, mientras le dan la espalda a un público aguantador, tolerante y muy pagador que es insensible a la nula evolución y dinámica de un espectáculo como es el taurino que más que nunca está urgido de renovaciones, progresión e impulsos reales que impidan el coloniaje sofocante de que está siendo víctima.

Con tres corridas “por ahí”, en cosos extraviados de la mano del Creador, llegó a la Monumental de Reynosa; ardiéndole el pecho se fue al centro del anillo y se postró de hinojos solo para recibir la primera cornada de su carrera. El ejemplar fue en certera dirección hacia su humanidad, le prendió y tirándole facazos no le soltó sino hasta que le trasladó en trágica dinámica a las tablas e hiriéndole en un costado. De este modo se consumó la segunda cornada más grave del calendario 2016.

La cornada fue muy seria, en un costado, pasando el pitón muy cerca de la aorta. Lo primero que pasó por la mente del herido, según declaraciones del mismo, fue el dolor, no el de la lesión, sino el de estar parado pese a demostrar nítidamente sus deseos de ser torero importante. Pero ni la mucha sangre ni la vehemencia de este y otros toreros parecen hacer reflexionar a los organismos que manejan la fiesta, sumidos como están en una actitud incorregible.

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com