EN LA DEHESA DE MEDINA IBARRA SE TIENTA CON SEVERIDAD

Pues sus amos, Jorge Medina Rodríguez y Jorge Medina Ibarra, entienden la virtud de la bravura como único recurso para mantener la emoción dramática que por naturaleza debe tener un espectáculo que se adjetiva tradicionalmente como “fiesta brava”, justamente.

El rango de exigencias de estos señores es alto, como corresponde de quienes se dicen ganaderos que aman el campo, el toro y por su puesto el arte de lidiar reses.

En el mero corazón de la Sierra Fría están los potreros, hoy bellamente matizados de un verde seco y amarilloso, en donde pastan los bovinos de este criadero cuyo recurso genético es de probada calidad.

El miércoles, cuando el sol más quemaba, en las horas del meridiano, cinco alumnos que el jueves 5 harán de actores en el Encuentro Internacional de Escuelas Taurinas en el coso San Marcos, pisaron la sagrada arena del hermoso y funcional tentadero para examinar cinco becerras que a muy bien tuvieron los criadores soltar por el portón de los misterios.

Tres de las hembras pasaron la severa prueba ante los sinodales, destacando entre lo bueno la segunda, que incansablemente regó en todos los sitios del anillo fijeza, casta, nobleza, clase y son egregios, mientras el madrileño Carlos Ochoa le bien toreó, colocándose al relieve de tan comprometedora becerra.

Hasta 141 muletazos, sin abrir el hocico, soportó este fenómeno que ya es invaluable material genético en la ganadería. Hija de un semental quemado con el No. 74, sangre de Buendía, y de una vaca con línea Coquilla, primero recorrió con abierto galope en trazo directo todo el diámetro del íntimo escenario para tomar con bravura los puyazos de Héctor el “Nono” Cobos, y después embistió muy largamente emocionando a todos los que tuvimos el halago de observar la tienta.

Fueron varios los invitados a este examen, entre ellos algunos ganaderos, periodistas taurinos de CITA –Cronistas e Informadores Taurinos de Aguascalientes-, matadores y desde luego los chavales que aspiran a la gloria entre los toros, destacando varios de ellos, sobre todo el acotado Carlos Ochoa que en su currículum cuenta ya con una salida en hombros por la Puerta Grande de las Ventas de Madrid durante una novillada sin caballos.

Ahí están varias partidas de toros puestos, aguardando cobijados por hermosas cercas de piedras añosas y por la paz del campo, para ver quienes son los valientes que quieran enfrentarlos en alguna tarde de fiesta y color…

Deja un comentario