28 julio, 2021

LOS PUYAZOS DE SERGIO.

La plaza más grandota del planeta está cerrada y de la campaña menor nada se sabe con certeza. Esta incertidumbre señorea muy a pesar de los rumores sonoros de que ETMSA y un organismo ibérico, por aquello de firmar la reconquista, serán las empresas que administren el gigantesco y cada vez más solo, melancólico y nostálgico coso de la colonia Noche Buena. Mientras tano el modestísimo resto de los que se animan a organizar corridas dentro del mapa de lo que aún es México y ante el monstruoso, soberbio, irreflexivo, entreguista, déspota e incorregible monopolio, se la pasa haciendo trácalas absurdas. Y todo con la complicidad, ayuda y aprobación de una prensa ardorosamente comprometida, pero no con la fiesta sino con quien la mal organiza.

La plaza más grandota del planeta está cerrada y de la campaña menor nada se sabe con certeza. Esta incertidumbre señorea muy a pesar de los rumores sonoros de que ETMSA y un organismo ibérico, por aquello de firmar la reconquista, serán las empresas que administren el gigantesco y cada vez más solo, melancólico y nostálgico coso de la colonia Noche Buena. Mientras tano el modestísimo resto de los que se animan a organizar corridas dentro del mapa de lo que aún es México y ante el monstruoso, soberbio, irreflexivo, entreguista, déspota e incorregible monopolio, se la pasa haciendo trácalas absurdas. Y todo con la complicidad, ayuda y aprobación de una prensa ardorosamente comprometida, pero no con la fiesta sino con quien la mal organiza.

La semana pasada la empresa “Zacatecas, Tierra de Toros” presentó los carteles que harán realidad la feria septembrina en la Monumental de la capital zacatecana. Son ocho los festejos que anunciaron, dos festivales y seis corridas se estarán llevando en el foro redondo y arenoso entre el 4 y el 18 del mes acotado.

Y justamente siendo Zacatecas un estado de añosa tradición ganadera, donde pastaron y pastan ejemplares de egregias divisas, solamente dos hierros de esta entidad se estarán jugando, el resto, más de lo mismo, es decir, nuevamente verá y consumirá el aguantador y pagador público aquellas dehesas que impone y de las que son clientes incondicionales el organismo viciado que maneja a su contentillo lo que va quedando de espectáculo taurino nacional.

Con un festivalito abrirá el serial, y en él, aún no cansado Cavazos de tanto abuso, enfrentará a un ejemplar en nada distinto a lo que como matador toreó, es decir, gordo, joven y “sin veneno”. En esta función se despedirá Rodrigo Santos, jinete potosino luchón, aguerrido, variado y que por ser el mejor rejoneador nacido en México en toda la historia taurómaca, merecía un cartel con categoría dentro de una corrida y no en un festival.

La Monumental de Zacatecas espera una feria poco novedosa y de escasa inventiva empresarial.

Deja un comentario