“SOMBREIRO” DE D. ESTEVAO AUGUSTO DE OLIVEIRA INFIRIÓ LA MORTAL CORNADA A “CARNICERITO E MÉXICO”

Redacción

Un toro de Estevao Augusto de Oliveira hirió mortalmente a “Carnicerito Méjico” en la plaza portuguesa de Vila Viçosa.

Otro torero que muere en el hospital de una pequeña población. Esta vez la tragedia sucedió en un pueblecito portugués, y la víctima ha sido un torero mejicano que no llegó al puesto que soñó. Nuestro dolor por la pérdida de José González López “Carnicerito de Méjico”, es hondo, porqué el valiente torero era un lidiador muy querido y admirado en España: era un torero nuestro, y como a español le lloraríamos. En los ruedos españoles compitió, siempre noble y gallardamente, con nuestros espadas, el valeroso matador mejicano. Tenía en España muchos admiradores, que seguían, paso a paso, sus actuaciones.

Un toro de Estevao Augusto de Oliveira hirió mortalmente a “Carnicerito Méjico” en la plaza portuguesa de Vila Viçosa.

Otro torero que muere en el hospital de una pequeña población. Esta vez la tragedia sucedió en un pueblecito portugués, y la víctima ha sido un torero mejicano que no llegó al puesto que soñó. Nuestro dolor por la pérdida de José González López “Carnicerito de Méjico”, es hondo, porqué el valiente torero era un lidiador muy querido y admirado en España: era un torero nuestro, y como a español le lloraríamos. En los ruedos españoles compitió, siempre noble y gallardamente, con nuestros espadas, el valeroso matador mejicano. Tenía en España muchos admiradores, que seguían, paso a paso, sus actuaciones. El número de admiradores y amigos con que “Carnicerito de Méjico” contaba en España nos autoriza a decir que lo teníamos por nuestro, y hace que nuestra pena por su muerte sea sincera y profunda.

En la tarde del domingo día 14, se celebró en Vila Viçosa (Portugal) una corrida al estilo portugués, en la que se lidiaron reses de D. Estevao Augusto de Oliveira para los caballistas Conchita Cintrón y Alberto Luis Lopes, el matador de toros “Carnicerito de Méjico” y el novillero portugués Etelvino Laureano. Conchita Cintrón triunfó como rejoneadora y toreando pie a tierra. Fué derribada, sin consecuencias. También Luis Lopes fué aplaudido. La lidia ordinaria transcurrió sin incidentes hasta el séptimo toro, que alcanzó durante la faena a “Carnicerito”, al que corneó. Después dé la cura de urgencia, practicada por el doctor Lopes Silvaro en la enfermería, el herido fué trasladado al hospital. Allí, el capitán médico, don Jesús Silveiro, intervino rápidamente y dio un parte facultativo, en el que se decía que el torero había recibido una herida incisa en el tercio superior y medio del muslo derecho, partes anteriores, de unos veinticinco centímetros de larga y cinco de profundidad, con dos perforaciones en la región femoral. Poco después de hecha la operación, se creía que “Carnicerito” se salvaría; pero el torero, muy impresionado por la semejanza de su cogida con la que costó la vida a “Manolete”, manifestaba su impresión pesimista en la agonía, que empezó poco después de las seis y media de la mañana del día 15 pronuncio palabras idénticas a las que dijo “Manolete” poco antes de morir; “Ya no siento la pierna”: “Ya no veo.” A las ocho y media de la mañana falleció:

Había rogado que trajeran a su esposa, residente en Barcelona y pidió que le administrasen la Extremaunción. A continuación de un colapso, dijo poco, antes de expirar: “Muero como Manolete”.
El toro que cogió a “Carnicerito” estaba marcado con el número 3.

José González López, “Carnicerito de Méjico”, nació en Tepatitlán, cerca de Guadalajara; Estado de Jalisco (Méjico), el 19 de marzo de 1907. Era muy joven cuando ingresó; como boletero, en el matadero de su ciudad natal. Toreó primero como banderillero, y ya matador de novillos, vino a España en 1930. Se presentó en Madrid el 3 de agosto de 1930, y en esa temporada toreó 35 novilladas. Destacó no sólo por su valor sino porque conocía muy bien su arte, toreaba bien y era buen estoqueador y banderillero. El 13 de septiembre de 1931, después de torear 31 novilladas tomó de manos de Domingo Ortega la alternativa en Murcia y el 18 del mismo mes la confirmó en Madrid, teniendo por padrino a Manolo “Bienvenida”.

Toreó en España, Francia, Portugal y América buen número de corridas. La Guerra de Liberación y el desacuerdo entre torreros mejicanos y españoles fueron causas que, forzosamente, determinaron en diversas ocasiones su alejamiento de nuestros ruedos. Pero estos alejamientos no disminuyeron la popularidad que en España gozó el desaparecido lidiador mejicano. A “Carnicerito de Méjico” se le recordaba con simpatía y admiración por su valeroso comportamiento en los ruedos, por su arle excepcional como banderillero y por sus más que apreciables dotes de torero y estoqueador. Se le recordará en adelante por todo lo dicho y por su auténtico cariño a todo lo español.

“Carnicerito” sufrió a lo largo de su carrera artística, muchas y gravísimas cornadas, que no menguaron su valor, del que a veces, hacía alardes excesivos.

Se ha cerrado la historia de un lidiador mejicano, que fué auténtica representación del temple de una raza.

Toreros y aficionados mejicanos y españoles hermanados en el dolor, lloran la pérdida del bizarro gladiador que fué José González López, caído, como recordaba él en sus últimos momentos, igual que “Manolete”.
Descanse en paz el valiente “Carnicerito de Méjico”.

Deja un comentario

Next Post

CUANDO DON SILVERIO DIJO... ¡¡¡PA´ ACABARLA DE CHINGAR!!!

SABEMOS QUE Silverio Pérez debutó en España alterando con "Manolete" en Tetuán el miércoles 1º de mayo de 1935, tarde en que al cordobés le programaron erróneamente con el nombre de "Ángel Rodríguez", iban al lado de Liborio Ruiz y de Bonifacio Fresnillo "Varelito Chico", con ocho de Esteban Hernández. Hubieron de pasar diez años, el 9 de diciembre de 1945, para que "Manolete" viajara a México y debutara en el viejo "Toreo de la Condesa". Correspondió a don Silverio confirmarle la alternativa. Don Eduardo Solórzano era quien atestiguaría.

Subscribe US Now