HITOS HISTÓRICOS DE LA FERIA DE SAN MIGUEL DE SEVILLA

La Feria de San Miguel vuelve a Sevilla todos los años con la llegada del otoño. Estas fiestas fueron auspiciadas por José María Ybarra cuando accedió al cargo de Alcalde de Sevilla en 1875 con la idea de celebrar una feria de ganado en el otoño sevillano. Desde el principio, este encuentro ganadero se dedicó a San Miguel. Se centró en las fechas del 28, 29 y 30 de septiembre. Como es fácil comprender, desde el principio se celebraron corridas de toros en la plaza de toros de Sevilla. La Feria de San Miguel alcanzó gran auge en sus comienzos. Los últimos años del siglo XIX y comienzos del XX son esplendorosos para este evento, que también se adornó con casetas particulares y de diversas entidades de la sociedad de Sevilla, que en El Prado de San Sebastián, el mismo recinto de Feria de Abril, duplicaban la actividad lúdica de la ciudad. A partir de 1936 dejó de celebrarse como actividad lúdica. La feria comercial desapareció en 1970. Lo único que perdura de San Miguel son las corridas de toros.

El primer gran acontecimiento taurino de San Miguel fue la alternativa de José Gómez “Gallito” el 28 de septiembre de 1912. Ese año Joselito El Gallo toreó las tres corridas del ciclo, la última en un mano a mano con su hermano Rafael. En el año 1915, día 30 de septiembre, Joselito cortó la primera oreja que se concedió en la Real Maestranza de Sevilla. Durante los años de existencia de la Monumental de Sevilla, el coso levantado por Joselito, también hubo en este recinto festejos por San Miguel.

El valenciano Manolo Granero tomó la alternativa el 28 de septiembre de 1920 de manos Rafael Gómez “El Gallo” Chicuelo de testigo.

En la década de los años veinte, ya fallecido Joselito, el protagonista de los festejos de San Miguel fue Manuel Jiménez “Chicuelo”, que el día 29 de septiembre de 1924 logró cortarle un rabo a un toro de Pérez de la Concha. En el año 1929, el de Exposición, la Feria de San Miguel creció para celebrar tres corridas de toros con espadas como Antonio Márquez, Antonio Posada y Marcial Lalanda. Triunfos sonados fueron los de Fermín Armillita en 1932 y el mismo Juan Belmonte en 1935. En estos años, la Feria de San Miguel se limitaba a una solitaria corrida de toros. Los años 1936 y 1937 no hubo ni feria ganadera ni toros.

El 29 de septiembre de 1940 toreó en San Miguel Pepe Luis Vázquez, que había tomado la alternativa el 15 de agosto del mimo año en la Maestranza. Pepe Luis fue otro abonado a estos festejos, mientras que Manolete, doctorado en Sevilla el 2 de julio de 1939, no toreó nunca por San Miguel en la Maestranza.

En la década de los años cincuenta aparecen en las corridas del otoño sevillano nuevos nombres, como los de Manolo González, Antonio Ordóñez, Rafael Ortega, Juan Posada, Manolo dos Santos, Antonio Bienvenida, Joselito Huerta y Manolo Vázquez.

El 28 de septiembre de 1958 tomó la alternativa Diego Puerta de manos de Luis Miguel, que armó un auténtico alboroto en una de sus mejores tardes sevillanas. En 1960 triunfó Curro Romero. El Faraón de Camas ha sido un torero tan sevillano que ha toreado siempre en sus fechas más señaladas. Durante su largo período en activo como mito sevillano, Curro levantó el Domingo de Resurrección, revitalizó San Miguel y le dio sello al 12 de octubre.

En el año 1967 los carteles son de lujo: Puerta, Romero, Ostos, Mondeño, Fuentes y El Cordobés. Este último cortó tres orejas el día 1 de octubre. Son años de carteles inolvidables. Torean El Viti, Rafael de Paula, Alfredo Leal, Limeño y Manolo Vázquez.

En 1982, el 26 de septiembre, Paco Ojeda puso en San Miguel la primera piedra de su carrera, que tendría continuidad el 12 de octubre del mismo año cuando lidió en triunfo siete toros en la Maestranza.

La de 1984 fue emotiva. Unos días antes de San Miguel murió Paquirri en Pozoblanco. La Feria celebró los dos festejos en el mismo día: 29 de septiembre. En la matinal, Pepe Luis Vázquez Silva cuajó su mejor actuación en Sevilla. El año 1985 fue el de las cuatro orejas de Pepe Luis Vargas. El 1 de octubre de 1988 Roberto Domínguez cortó dos orejas a una corrida de Torrestrella.

En 1992, otro año de Exposición Universal, se celebraron tres corridas de toros con doblete de Curro. Emilio Muñoz abrió la Puerta del Príncipe en una tarde inolvidable el 1 de octubre de 1995. Especialmente interesante fue la edición de 1998. El día 26 de septiembre lidió en solitario seis reses el madrileño Joselito, que fracasó y se retiró posteriormente. Al día siguiente se retiró, sólo de forma pasajera, Ortega Cano.

En 1999 se retiró del toreo en Sevilla, el día 26 de septiembre, Miguel Báez Spínola “Litri”. Ese mismo día, Enrique Ponce abrió la Puerta del Príncipe por primera vez, y única de momento, en su dilatada carrera.

Hubo gran escándalo en el año 2000. Se cayeron del primer cartel Curro Romero, Manzanares y Morante. Se improvisó otro cartel distinto, pero hubo secuelas. La empresa se negó a la celebración de un festival en la plaza sevillana. Ese espectáculo se trasladó a La Algaba el día 22 de octubre. Curro toreó con Morante para Andex. Ese día, El Faraón se retiró para siempre de los ruedos.

El 29 de septiembre de 2001 se retiró del toreo, por primera vez, Espartaco en un festejo con malos resultados. En 2002, el triunfo sonado fue para Víctor Puerto. Gran tarde de Dávila Miura en 2002. En la edición de 2006, El Cid lidió con acierto a seis toros en solitario.

El último gran acontecimiento ocurrió en 2012 cuando José María Manzanares abrió la Puerta del Príncipe el día 23 de septiembre en una corrida mano a mano con Talavante.

San Miguel ha sido escenario de grandes acontecimientos taurinos. Desapareció la feria con casetas, también la comercial, pero siguen las corridas de toros como una tradición imborrable del calendario sevillano. Se esperan nuevos triunfos para añadirlos a esta lista.

En la corrida del sábado 24, Morante, Paco Ureña y Javier Jiménez se enfrentarán a una corrida de Alcurrucén. El domingo 25, toros de García Jiménez, para Castella, Manzanares y López Simón.

Deja un comentario