31 julio, 2021

LOS PUYAZOS DE SERGIO.

A la “nueva empresa” que está ya administrando el coso más grande del planeta, le ha dado por honrar y redimir el espectáculo que un día fue “fiesta brava”, y en la serie de novilladas sin caballos desenchiqueró muchos bóvidos con mayor decoro y más equilibrada presencia que algunos de los que los inamovibles extranjeros han estoqueado en las propias plazas de la empresa ETMSA (Espectáculos Taurinos de México, S. A.) cuyo patrón es Alberto Bailleres, hoy socio del coso de Insurgentes.

Es verdad que no sin razón un bloque de aficionados manifiesta su opinión negativa referente a lo fuerte del ganado al que los aspirantes a novilleros se han estado enfrentando, no obstante, también es cierto que es de mayor utilidad en la formación de los de seda

A la “nueva empresa” que está ya administrando el coso más grande del planeta, le ha dado por honrar y redimir el espectáculo que un día fue “fiesta brava”, y en la serie de novilladas sin caballos desenchiqueró muchos bóvidos con mayor decoro y más equilibrada presencia que algunos de los que los inamovibles extranjeros han estoqueado en las propias plazas de la empresa ETMSA (Espectáculos Taurinos de México, S. A.) cuyo patrón es Alberto Bailleres, hoy socio del coso de Insurgentes.

Es verdad que no sin razón un bloque de aficionados manifiesta su opinión negativa referente a lo fuerte del ganado al que los aspirantes a novilleros se han estado enfrentando, no obstante, también es cierto que es de mayor utilidad en la formación de los de seda y oro estos ungulados de las características fenotípicas señaladas, que el becerro sin respeto y manso menso.

Si quienes manipulan la fiesta actuaran congruentemente, se esperaría que si ya la “nueva empresa” puso atención al trapío de las reses en estas novilladas sin caballos, continuará con el mismo criterio para las funciones picadas –como se vio en la de antes de ayer- y, por su puesto, con las corridas de toros, empero como los aficionados saben de la política que durante los últimos 15 años aplicaron para hacer las funciones –vasallaje a ciertas e inamovibles figuras extranjeras y el torillo apto para los arados-, ya no se les tiene confianza. Lo más que se le da a esta debutante sociedad “Bailleres-Sordo” es el beneficio de la duda.

Leo Valadez, joven serio, seco, de poco hablar, aguascalentense de nacimiento es otro de esos novilleros que con virtudes para practicar bien la tauromaquia están haciéndose de un nombre en España. Como está probado que el sistema taurino mexicano no es capaz de producir desde los cimientos a matadores de dimensiones universales, mucho menos coronarlos como coletas interesantes y taquilleros, según antaño si sucedía, pues se entretiene rindiendo vasallaje a las abusivas figuras europeas, Leo, al igual que varios más, está acertando en terminar de formarse en la madre patria. Su último logro notado es el haber agregado a su currículum el brillante trofeo “Zapato de Oro”, gallardete que se considera como el más importante para novilleros en el mundo.

En España, es cierto, la formación técnica es más avanzada que en México, sin embargo, igualmente resulta una realidad que senda técnica los jóvenes nuestros la adquieren a costa de perder un sello ancestral, legítimo y agudo como es el de la llamada “Escuela Mexicana del Toreo”.

Luis David, Leo y agréguese a quien sea, torean sensacionalmente, pero torean como casi todos, lamentablemente.

Y este domingo recién pasado estalló la campaña menor justamente en el viejo coso de las ladrilleras, y si el mejor librado fue José María Pastor, no quisiera saber de los otros alternantes.

Novillada de San Fermín la jugada, de buena presencia aunque sospechosa de pitones algunos de los utreros. El muchacho de Aguascalientes, Pastor ya dicho, está muy enterado de lo que es pegar pases, pero no de lo que es torear.

Teniendo en el redondel un novillo descastado, noblón y sin complejidades, hizo ver eso, muchos pases pero poco toreo de fondo.

Pastor se ancló y en nada se le nota una evolución.

Deja un comentario