31 julio, 2021

EN PAZ ESTÁ YA MANOLO ESPINOSA.

VÍCTOR MANUEL Espinosa, hijo mayor de don Fermín Espinosa Saucedo “Armillita”, y de doña Ana Acuña, murió hoy en esta ciudad de Aguascalientes.

MANOLO, AMIGO noble, hombre sincero, trabajador a más no poder, fue arquitecto titulado, matador de toros, agricultor, transportista de ganado bravo, empresario y propietario del coso de Cancún.

NACIÓ POR mero accidente fuera de México, en Portugal, pero de acuerdo con las leyes escogió la nacionalidad mexicana desde que tuvo uso de razón.

VÍCTOR MANUEL Espinosa, hijo mayor de don Fermín Espinosa Saucedo “Armillita”, y de doña Ana Acuña, murió hoy en esta ciudad de Aguascalientes.

MANOLO, AMIGO noble, hombre sincero, trabajador a más no poder, fue arquitecto titulado, matador de toros, agricultor, transportista de ganado bravo, empresario y propietario del coso de Cancún.

NACIÓ POR mero accidente fuera de México, en Portugal, pero de acuerdo con las leyes escogió la nacionalidad mexicana desde que tuvo uso de razón. Por problemas que no vienen al caso vivió en el Distrito Federal su niñez y juventud, siendo ya un profesionista vistió de luces por el sur de América y por España logrando, por su buen quehacer en los cosos, ser tomado en cuenta para tomar la alternativa el 20 de noviembre de 1965 en San Luis Potosí de manos de Joselito Huerta y Raúl García, astados de Santo Domingo. Confirmó en México el mes siguiente con Manuel Capetillo y el español Jaime Ostos, toros de Santacilia. Desde que vistió de luces radicaba en Aguascalientes, en su hacienda de Bóvedas donde criaba ganado bravo propio, recibía al mismo tiempo reses que por diferentes motivos sus propietarios se los dejaban mientras llegaba la fecha de su lidia, ahí los desparasitaba, los curaba de ser requerido y los alimentaba, bromeaba que también era “hotelero de toros”.

SEMBRÓ PARRAS y durante largos años elaboró vinos, sobre todo el tinto, instaló un grande espacio donde procesó sabrosas piernas de jamón serrano, dedicó varias hectáreas para la cosecha de duraznos y solo lo dejó por la crisis económica que por aquellos años paralizó a muchos comerciantes, industriales y agricultores mexicanos.

HOY DIOS le llamó a su lado. Hoy dejó Manolo Espinosa de sufrir por causa del cáncer que desde hace varios años le atacó, mal que siempre conoció y llevó con fuerte resignación.

A SUS hermanos Fermín y Miguel, a sus hijos y a su señora esposa nuestras más sentidas condolencias. Palabra que se fue un gran hombre, lo vamos a extrañar. Su cuerpo será trasladado a su finca para ser velado y sepultado.

Deja un comentario