20 diciembre, 2016

LOS PUYAZOS DE SERGIO.

Sería un acto maldito y de sólida injusticia si a Joselito Adame se le endosara y/o privatizara la responsabilidad de no haber convocado a mayor cantidad de público del que entró a presenciar su encerrona en el coso más grande y preocupante del mundo.

Si, ahora estas son nuestras figuras del toreo, juzguémoslas en su contexto; es su tiempo –el de un monopolio empresarial hispanizado, incorregible e involutivo- y sus circunstancias –un público aburrido, incrédulo y harto de los mismos y lo mismo-.

Sería un acto maldito y de sólida injusticia si a Joselito Adame se le endosara y/o privatizara la responsabilidad de no haber convocado a mayor cantidad de público del que entró a presenciar su encerrona en el coso más grande y preocupante del mundo.

Si, ahora estas son nuestras figuras del toreo, juzguémoslas en su contexto; es su tiempo –el de un monopolio empresarial hispanizado, incorregible e involutivo- y sus circunstancias –un público aburrido, incrédulo y harto de los mismos y lo mismo-.

No solamente el diestro aguascalentense ha tenido paupérrima respuesta de la clientela, sino todas las combinaciones que la empresa ha sugerido. Después de este primer fracasado bloque de la campaña internacional, han quedado claras y rotundas un par de cosas: que el público se indigestó de dos o tres corridas en otros tantos días consecutivos y, sobre todo, lo más dramático, el aumento a los precios de los boletos le calló de peso.

Pese a los sonados petardos, se les alcanzó la puntada de programar una corrida de rejones, luego de veinte años en que sobre el albero del gigantesco y melancólico coso no se daba una función de tales características. El cartel originalmente pactado para la tarde del nueve, mientras tanto, quien sabe en donde quedaría. Fuera del abusivo jinete de Navarra, ningún rejoneador interesa a la afición mexicana. El esfuerzo, pasión y estilo de los équites nacionales no son justipreciados por un público que está embobado con un solo nombre extranjero.

Rodrigo Santos, el más importante rejoneador mexicano, se despidió en interesante pero sola tarde.

Pese a que la soberbia, inflexible e irreflexiva tauromafia nacional desprecia coletudos con cualidades como para destacar y generar una competencia que apasione, mientras poderosa y absurdamente impone a otros, igualmente involutivos, hay espadas que siguen diciéndole ¡sí! apasionadamente y sin desmayo a sus dificultosas carreras y buscan distintos horizontes.

El compañero y amigo Adiel Bolio informó la semana pasada que Juan Luis Silis, un torero distinto y mero continuista de la escuela campirana del maestro Mariano Ramos, realizará una corta pero interesante campaña en Costa Rica, país de modesta tauromaquia y en el que las corridas son incruentas.

Silis, haciendo mancuerna con el coleta peninsular Jaime Martínez, toreará en la Feria del Zapote de San José, Costa Rica. Con esta función al diestro le esperan otras siete corridas más de las cuales estará cumpliendo dos por semana en distintos circos taurómacos de aquel país.

Hace ya algunos años que su confirmación en el coso de la colonia Noche Buena, por múltiples causas adversas, no se ha efectuado y, según notas extraoficiales, en la segunda parte de la desairada campaña el acto se vivirá en el tercio del gigantesco coso; por lo menos es la esperanza que en palabras le dio de la empresa.

Mientras tanto otras empresas que se animan a dar corridas en el interior del país ya se contagiaron del síndrome que aqueja a la que maneja la finca taurómaca de la calle Augusto de Rodín.

El sábado a hora temprana se presentaron los tres primeros carteles de lo que habrá de ser la “Primera Temporada Taurina” en el coso “Oriente” de la bellísima ciudad de San Miguel de Allende. Las combinaciones resultaron sin creatividad, sin inventiva y tediosas:

31 de diciembre: se despide Rodrigo Santos y a pie Fermín Espinosa Días de León y José Garrido con toros de La Macarena, dehesa que debuta.

21 de enero: “Zotoluco” como primer espada y, seguramente, con teofilitos, fernanditos u otras malas yerbas.

15 de abril: Hermoso de Mendoza endilgando a su vástago Guillermo que debutará como rejoneador…

Deja un comentario