26 diciembre, 2016

LOS PUYAZOS DE SERGIO.

La empresa que administra el coso aún más grande del mundo, “Tauro Plaza México”, en actitud entusiasta y optimista remitió públicamente una síntesis de lo sucedido en el ruedo -no se hable de lo acontecido en los escaños- durante la primera parte de la campaña 2016-2017.

En sus cuartillas señala el buen hacer de algunos toreros y finaliza diciendo que la segunda parte de la temporada sorprenderá, se entiende que al público y a los aficionados.

En este primer bloque apareció el toro con edad y trapío, pero sin casta, lamentablemente, no obstante, la clientela, de cualquier modo, vivió la bravura, no en el escenario, sino al entroncarse en el proscenio, específicamente en las taquillas para experimentar y pagar un aumento trastornador d

La empresa que administra el coso aún más grande del mundo, “Tauro Plaza México”, en actitud entusiasta y optimista remitió públicamente una síntesis de lo sucedido en el ruedo -no se hable de lo acontecido en los escaños- durante la primera parte de la campaña 2016-2017.

En sus cuartillas señala el buen hacer de algunos toreros y finaliza diciendo que la segunda parte de la temporada sorprenderá, se entiende que al público y a los aficionados.

En este primer bloque apareció el toro con edad y trapío, pero sin casta, lamentablemente, no obstante, la clientela, de cualquier modo, vivió la bravura, no en el escenario, sino al entroncarse en el proscenio, específicamente en las taquillas para experimentar y pagar un aumento trastornador de los boletos de entrada.

Las sorpresas prometidas deberían ser, en una taurina lógica consecuencia, la repetición de los triunfadores en combinación con los que figuran y, en sus momentos, convidar en carteles variados a los toreros valiosos que se tienen marginados, a más de, lo de mayor importancia, adquirir encierros de ganaderías que garantizan bravura.

Fermín Rivera, ese torero erguido, educado y clásico tuvo dos apariciones durante el primer folleto de la campaña. Con talento y paciencia, la primera tarde, se hizo de las voluntades del público por dos talentosas, meritorias y hondas faenas hechas a dos inservibles toros del Vergel. Les robó agua a dos páramos.

En la misma función el tlaxcalteca Sergio Flores cortó dos exageradas orejas; sin embargo, se dio cuenta de que tuvo a uno de los menos malos bureles de la serie y con entusiasmo, gusto y ardor le toreó formando un trasteo variado en el que hubo pases extensos, rítmicos y templados.

“El Payo” es uno de los mexicanos más sólidos. Diestro en distancias, quietud, tiempo y torería pisó el albero capitalino con firmeza y, según lo alcanzado, cada tarde está más cerca del sitio de figura.

Juan Pablo Sánchez deberá de ser otro de los que retornen al segundo volumen de la inconclusa temporada. Durante su comparecencia tuvo la atingencia de entregar una faena meritoria delante de un inválido al que le dio tratamiento terapéutico, sosteniéndolo en pie primero y luego trazándole acariciantes muletazos.

Estos nombres y los de Corlomé, San Mateo, Medina Ibarra, Huichapan, Jaral de Peñas, Arroyo Hondo, Piedras Negras, el “conjunto Haro”, La Joya, Santa María de Xalpa, Malpaso, solo por mencionar a los más cercanas a la memoria, conformarían un elenco ganadero de verdad novedoso, fresco, atractivo y llamativo.

Los aficionados pensantes, en consecuencia, dan el beneficio de la duda a la amenaza de “te sorprenderá”, esperando que la mexhincada empresa se deshaga del vasallaje que ha rendido en los últimos veinticinco años a la madre patria y no su “sorpresa” vaya a ser la misma gata pero revolcada, es decir, “Ponce”, “Juli”, Morante, Talavante, Manzanares y algún colado más con “teofilitos”, “bernalditos”, “fernanditos” y anexos. Se espera, entonces, que la bravura aparezca en el ruedo y no en las taquillas.

Quien no se desmorona pese a la sofocante, soberbia, desairera e inflexible tauromafia nacional es el matador de Iztacalco Juan Luis Silis. El domingo pasado se presentó en la feria del “Zapote” en San José, Costa Rica, y teniendo toros de la ganadería regional de Heriberto Abarca triunfó en una corrida incruenta dando vuelta al anillo. Por el éxito obtenido Silis, junto al ibero Jaime Martínez, repetirá este miércoles e igualmente el primero del año en el mismo coso.

Deja un comentario