1 enero, 2017

A PORTAGAYOLA…

Así de optimistas recibamos al 17 del encierro de éste siglo XXI, esperando que después de tal lance que siga “embistiendo” superiormente, a pesar de todos “los gatos” que nos rodean en todos “los medios”, que tal parece se empeñan en desaparecer la esencia de la fiesta en otros tiempos llamada “brava” y que como se ve actualmente poco queda de ella.

No Sólo por el toro chico y manso-menso como le llamaba don Alberto Bitar, también las “novedades” como las “corridas charras” y la de la “insurgencia”, en que los toreros ya no salen vistiendo el terno de luces, más bien “disfraces”, que, de seguir así, más vale que vuelva la famosa cuadrilla “conmemorativa” que en el siglo pasado formaron el Doctor Gaona y el matador Edmundo Zepeda, llamada “Cuat

Así de optimistas recibamos al 17 del encierro de éste siglo XXI, esperando que después de tal lance que siga “embistiendo” superiormente, a pesar de todos “los gatos” que nos rodean en todos “los medios”, que tal parece se empeñan en desaparecer la esencia de la fiesta en otros tiempos llamada “brava” y que como se ve actualmente poco queda de ella.

No Sólo por el toro chico y manso-menso como le llamaba don Alberto Bitar, también las “novedades” como las “corridas charras” y la de la “insurgencia”, en que los toreros ya no salen vistiendo el terno de luces, más bien “disfraces”, que, de seguir así, más vale que vuelva la famosa cuadrilla “conmemorativa” que en el siglo pasado formaron el Doctor Gaona y el matador Edmundo Zepeda, llamada “Cuatro Siglos del Toreo en México”, de muy grata memoria.

Por otra parte, la fiesta, por lo menos de nuestra ciudad, ya dejó de ser “del pueblo”, pues con el adefesio en donde dicen que serán las corridas de toros –si es que las dan- construido para las clases elitistas, con todas las comodidades y modernismos posibles, los precios de entradas no serán nada accesibles para las clases populares, además de lo retirada que se encuentra, la falta de transporte nocturno- como ahora se acostumbran los festejos- y los altos cobros de los ruleteros, pa’los salarios mínimos, imposible asistir. Porque además los carteles, como el que dieron en la única corrida del año, son de lo mejor y así de caros.

Nos platicaron que el día 28 como “inocentada”, alguien publicó por internet, que “empresarios poblanos” compraron “El Relicario” para dar festejos taurinos, pero tal cosa sería lo positivo si la placita se queda en ese lugar y durante el día a la hora tradicional, se llevaran a cabo, lo mismo corridas de toros, novilladas, festivales, mojigangas, vacadas; se abrirían fuentes de trabajo no sólo para empleados de la plaza, también para los diversos tipos de vendedores que acostumbran asistir a los diferentes eventos públicos.

Pero lo que sí es verdadera broma eso de que empresarios “poblanos” lo hicieran pues si bien se recuerda es que fueron de otros estados los que en cuestión taurina “echaron “pa´lante”, como Fortino Sánchez y Ángel López Lima, de Tlaxcala; los Ramírez de Michoacán, hubo otros de Torreón y para que buscar más si para muestra basta un botón.

Y a otra cosa. Ya que citamos Tlaxcala, los que añoramos las tradicionales corridas de “El Toreo de Puebla” al no haber localmente nada, pues los buenos aficionados podrán asistir a la muy cercana capital tlaxcalteca a la corrida que en la plaza “Jorge Aguilar” se efectúa con un cartel integrado por Uriel Moreno, José Luis Angelino y el francés Marc Serrano, con un encierro de Tenexac, así como uno astado de Vicencio para el rejoneador Luis Pimentel.

La plaza “Wiliulfo González de Apizaco, dará un festival el día 7 con Uriel Moreno, José Rubén Arroyo, Sergio Flores y Karla de los Ángeles, novillos de Zacatepec, como recordatorio al amigo Rodolfo Rodríguez “El Pana” y homenaje y beneficio al buen torero que fue Jesús Villanueva.

Y . . . ¡Suerte!

Deja un comentario