7 febrero, 2017

PONCE Y ADAME OREJA EN LA CHONA… CESAR MORALES HERIDO… ESPELUZNANTE “PAMPLONADA” EN EL CALLEJÓN.

UN VERDADERO milagro fue el vivido en la segunda, y ultima, de la feria en Encarnación de Díaz, Jalisco, donde muy poco faltó para registrar una entrada de lleno a reventar, en la parte soleada un pequeño espacio vacío, sombra sin lugar para un aficionado más. Desde luego que donde no cabía un alma era en el callejón y desafortunadamente al salir el cuarto de la tarde el siguiente, el quinto, escapó de su chiquero y presenciamos un tétrico remedo de pamplonada en ese angosto espacio donde se hallaban los toreros, las cuadrillas, sus ayudas, parte de la empresa, monosabios, médicos de plaza, paramédicos, fotógrafos, periodistas, los representantes de la ganadería, y etcéteras al por mayor.

UN VERDADERO milagro fue el vivido en la segunda, y ultima, de la feria en Encarnación de Díaz, Jalisco, donde muy poco faltó para registrar una entrada de lleno a reventar, en la parte soleada un pequeño espacio vacío, sombra sin lugar para un aficionado más. Desde luego que donde no cabía un alma era en el callejón y desafortunadamente al salir el cuarto de la tarde el siguiente, el quinto, escapó de su chiquero y presenciamos un tétrico remedo de pamplonada en ese angosto espacio donde se hallaban los toreros, las cuadrillas, sus ayudas, parte de la empresa, monosabios, médicos de plaza, paramédicos, fotógrafos, periodistas, los representantes de la ganadería, y etcéteras al por mayor.

EL MILAGRO al que me refiero líneas arriba es que heridos solo fue uno, el picador Cesar Morales, lastimados bastantes. En ese estrecho lugar lo recorría un castaño, en el ruedo el cárdeno a lidiar, el matador Héctor de Granada fue volteado por uno y el otro parecía lo remataría bajo el estribo ya en el ruedo, Gabriel Nájera literalmente barrió el piso interno por diez metros de cara al suelo y enganchado por el colorao, antes el mismo astado golpeó al fotógrafo Sergio Reyes, el guarda plaza Adolfo Ramírez, a centímetros de la puerta de toriles, era enganchado sin consecuencias graves, el profesor, y monosabio, Víctor Gutiérrez y el también reportero gráfico Humberto González con la suerte de salir ilesos de gravedad pero con el susto de sus vidas a cuestas por lo que les quede de vida.

EL RESULTADO taurino es el siguiente…

Plaza “La Macarena”. Lleno, 6 toros de Arroyo Zarco, correctos en presentación, salvo el corrido en el tercer lugar que fue pitado por parecerle al respetable sin el trapío requerido, descastados y débiles.

Nicolás Gutiérrez tomó la alternativa con “Fandango”, número 191 de 470 kilos, palmitas en ambos.

Enrique Ponce, saludó en el tercio y un apéndice.

Joselito Adame, al tercio y oreja.

El picador Morales fue trasladado a Aguascalientes donde será atendido por el cuerpo médico de las plazas de esa ciudad.

Deja un comentario