20 febrero, 2017

LOS PUYAZOS DE SERGIO.

El humano, cada vez menos pensante pero más desorientado, distraído e irresponsable, no ha podido, en pleno 2017, lograr la igualdad entre sus semejantes, sin embargo, pretende, por medio de una “ley”, “igualar” a los animales en sentimientos, algo que apenas sí se puede imaginar en un mundo que se supone civilizado. Esta iniciativa no se puede menos que calificar de insulsa ya que directamente agrede a la inteligencia, a la sensatez, a la prudencia, al honor y a otras virtudes que deberían distinguir al hombre.

ETMSA –Espectáculos Taurinos de México, S. A.- el pasado viernes durante la mañana y mediante Juan Carlos López de los Reyes, gerente operativo de la empresa, descubrió los puntos importantes de lo que será la campaña novilleril 2017 en

El humano, cada vez menos pensante pero más desorientado, distraído e irresponsable, no ha podido, en pleno 2017, lograr la igualdad entre sus semejantes, sin embargo, pretende, por medio de una “ley”, “igualar” a los animales en sentimientos, algo que apenas sí se puede imaginar en un mundo que se supone civilizado. Esta iniciativa no se puede menos que calificar de insulsa ya que directamente agrede a la inteligencia, a la sensatez, a la prudencia, al honor y a otras virtudes que deberían distinguir al hombre.

ETMSA –Espectáculos Taurinos de México, S. A.- el pasado viernes durante la mañana y mediante Juan Carlos López de los Reyes, gerente operativo de la empresa, descubrió los puntos importantes de lo que será la campaña novilleril 2017 en el viejo coso del barrio de San Marcos de Aguascalientes.

En rueda de prensa quedaron develados ocho carteles ya estructurados formal y claramente; la primera función será de selección el domingo 26 de este mes, y la última el catorce de abril, viernes, y por la noche en la que harán el paseíllo los jóvenes que hayan logrado incursiones exitosas durante las anteriores siete.

Habrá varias presentaciones y se verán también chavales conocidos ya de la afición. De los locales destacan el exquisito José María Hermosillo, el estancado e irregular Jorge Salvatierra, el más o menos rescatable Javier Castro, los involutivos Herrera, Juan Pablo y Juan Pedro, y el desaprovechado Rodolfo Mejía “El Tuco”.

Algunos españoles tendrán fortuna de pisar la añosa y legendaria arena, entre ellos jala atenciones un sobrino nieto del “Faraón de Camas”, Curro Romero, José Ruiz Muñoz.

En la parte ganadera, como siempre y por fortuna, se podrán ver ganaderías que durante el serial sanmarqueño, el más importante de México, y por la solides de la tauromafia, ni en sueños se contratarían. Así las cosas, galoparan sobre el albero utreros de Rodolfo Vázquez, Claudio Huerta, Rosas Viejas, San Constantino, El Grullo, La Alianza y alguna otra.

Parece que al jinete de Navarra ya le está dando por la moral; y el domingo en el coso de Insurgentes enfrentó dos toros muy bien presentados de Los Encinos y aprovechables con distintas virtudes cada uno, delante de los que estructuró dos labores estupendas pero mancilladas con el rejón de muerte.

Para los de a pie soltaron cuatro bureles de excelente presencia provenientes de la vacada de Jaral de Peñas. Encierro recio, que mantuvo a la clientela interesada en los actos en el escenario. No fueron torillos bobos, de esos que tanto encantan a los que figuran, sino astados con los que se tiene que estar muy atento con todo lo que se les haga.

Joselito Adame, luego que su primero sacó canas verdes a las infanterías, no pudo del todo con aquel despliegue de casta dura y solo dio momentos intermitentes dignos de aplausos. Con su segundo, un toro complejo, no logró embonarse a su borroso e incómodo son.

Pero la tarde se llamó Sergio Flores. En justicia se le programó por la oreja de su anterior comparecencia y siendo el “patito feo” del cartel, se llevó la cosecha.

Torero firme, compacto, determinado, gallardo y denodado que coronó la tarde saliendo a hombros de los más alegres aficionados e izando las orejas de su oponente.

El único defecto que tuvo el cierraplaza fue que salía suelto de cada pase, empero el entendido coletudo no le dio espacio libre; inteligentemente le ganó la intención avanzando un paso hacia adelante, empapándole la cara con el centro del engaño y corriendo la mano dando solución a las embestidas largas y poderosas.
Faena bravía la suya.

Deja un comentario