13 marzo, 2017

LOS PUYAZOS DE SERGIO.

Cantidad sin calidad en la plaza más importante del mundo, La Monumental del barrio de Las Ventas de la capital española.

La nueva empresa, Simón Casas como cabeza, desenvolvió los carteles de prácticamente toda la campaña 2017 que habrá de aguantar y pagar el público y la afición, en un evento, según se notició desde el otro flanco del Atlántico, de pipa y guante, como no.

El arte no tiene fronteras, pero la mente de quienes manejan la fiesta sí.

Cantidad sin calidad en la plaza más importante del mundo, La Monumental del barrio de Las Ventas de la capital española.

La nueva empresa, Simón Casas como cabeza, desenvolvió los carteles de prácticamente toda la campaña 2017 que habrá de aguantar y pagar el público y la afición, en un evento, según se notició desde el otro flanco del Atlántico, de pipa y guante, como no.

El arte no tiene fronteras, pero la mente de quienes manejan la fiesta sí.
Una larga lista de cuarenta y tres funciones se desnudó al desplegarse el cartel general en cuyas combinaciones, desgraciadas las más, solamente dos aztecas aparecieron: el matador Joselito Adame y el novillero Leo Valadez, ambos de Aguascalientes.

España no se anda con medianías a la hora de “proteger” su fiesta.
El sábado 27 de mayo dentro del segmento isidril, alternando con Francisco José Espada, que ratificará el título profesional, y Ginés Marín, Joselito enfrentará, si Dios no permite otra cosa, toros quemados con el hierro de “El Torero” en lo que es un cartel más bien pobre.

Por más esfuerzos derramados, torería, entrega y variedad de estilos que algunos de nuestros diestros calcan en cuanto redondel se paran, no más no logran “colarse a la grande” en tierras ibéricas. Sin embargo ya vimos las comodidades que se les dio a los extranjeros que figuran en la pasada temporada en el coso de Insurgentes, y ya veremos los carteles de la próxima feria abrileña en la Monumental de Alberto Bailleres. Por si alguien duda aún del vasallaje destapado, diáfano y absurdo que se les tributa a los peninsulares.

Si a Valadez no le fue tan bien como se esperaba en su tierra, en España las cosas le ruedan por buena rambla. Estará en el festejo “menor” que abrirá la campaña; esto el 26 de marzo, compartiendo el severo escenario con Pablo Aguado y Diego Carretero en la lidia y muerte de utreros de Fuente Ymbro.

Y con el hipocritón título de “Sed de Triunfo” y desairado por todos (hasta la TV se salió del escenario) inició este domingo la tercera y última etapa de la campaña de corridas en el desértico embudo de la calle Augusto Rodín.

Si en los llamados carteles estelares no se logró llenar el gigantesco coso, en estos el asunto se torna aún más dramático. Según varias notas, la entrada se puede registrar en menos de mil personas…

La mejor parte la construyó un enfebrecido, férreo y torerísimo Juan Luis Sílis. El espada ixtacalqueño ha exhumado un estilo que refresca al estereotipado modo de la mayoría de lo que más torean.

Con su engomado capote hizo ver una tauromaquia honda y para muchos novedosa. Ya con la sarga corrió la mano con gusto y placer hasta dar vida a un trasteo sensacional sobre todo por el cuerno derecho, rubricando la obra de una eficaz estocada. Una oreja de ley se ganó el hombre, trofeo que debería darle, si es que el sistema no sigue empeñado en obstaculizar el progreso del espectáculo, un sitio mejor del que el sufrido diestro tenía hasta antes de ayer tarde.

Deja un comentario