5 agosto, 2021

LAS FALLAS DE VALENCIA 2017 EN TV: UNA FERIA CON MEJORES TOREROS QUE TOROS

Sobre la Feria de las Fallas
La Feria de Las Fallas de Valencia es la primera feria de la temporada europea que toma lugar en una plaza de primera categoría y, por consiguiente, en ella los triunfos de los diestros tienen gran resonancia en el mundo taurino. Así que con la intención de que el lector tenga un concepto general de los resultados de la Feria de Las Fallas de Valencia del 2017, he resumido lo más relevante sucedido en esta feria.

El abono de Las Fallas del 2017 se compuso de una novillada sin picadores, que el viernes 10 de marzo abrió el ciclo ferial, dos novilladas picadas, que se celebraron los días 13 y 14 de marzo, un festejo de rejones y siete corridas de toros, que se dieron entre el sábado 11 y el domingo 19 de marz

Sobre la Feria de las Fallas
La Feria de Las Fallas de Valencia es la primera feria de la temporada europea que toma lugar en una plaza de primera categoría y, por consiguiente, en ella los triunfos de los diestros tienen gran resonancia en el mundo taurino. Así que con la intención de que el lector tenga un concepto general de los resultados de la Feria de Las Fallas de Valencia del 2017, he resumido lo más relevante sucedido en esta feria.

El abono de Las Fallas del 2017 se compuso de una novillada sin picadores, que el viernes 10 de marzo abrió el ciclo ferial, dos novilladas picadas, que se celebraron los días 13 y 14 de marzo, un festejo de rejones y siete corridas de toros, que se dieron entre el sábado 11 y el domingo 19 de marzo. En total se dieron once festejos. Además, fuera del abono se celebraron varios festejos taurinos populares.

En los carteles de los siete festejos mayores entraron 21 matadores, de los cuales ninguno hizo doblete. En el abono estuvieron presentes todas las figuras, excepto Morante de la Puebla, y varios nuevos valores, entre los que sobresalía la presencia de Roca Rey y López Simón, que ya son imprescindibles que entren en todos los programas de las ferias importantes. En cambio, se notaba la ausencia de José Garrido que en Las Fallas anterior había cortado dos orejas y salido a hombros de la plaza.

Ahora haré un resumen de la feria basándome en lo visto en televisión y lo leído en la prensa cibernética. Primero incluiré los carteles de los once festejos con los resultados en forma de breves reseñas. Luego, haré algunos comentarios sobre los resultados económicos, la conducta del ganado lidiado y sobre los toreros, con énfasis en los diestros triunfadores. Además, añadiré un apéndice anotando los ganadores de los diferentes premios a la excelencia otorgados por algunas instituciones.

Carteles con reseñas
Las siguientes son las reseñas de los once festejos del abono de la feria valenciana que fueron compuestas con datos aparecidos en la prensa:

Viernes, 10 de marzo: Novillada sin caballos. Erales de Aída Jovani (de variado juego, los más manejables el 1º, el 3º y el 5º) para Miguel Senent “Miguelito” (vuelta tras petición y aviso; saludos), Ramón Serrano (palmas tras aviso; vuelta tras aviso) y Álvaro Passalaqua (saludos tras aviso; vuelta tras aviso). Entrada:1/4.

Sábado, 11 de marzo. Toros de Alcurrucén (mansos en general, salvo el buen 6º, el peor el peligroso 3º) para Juan Bautista (saludos tras aviso; silencio) Fortes (saludos; silencio tras aviso) y Álvaro Lorenzo (silencio; oreja). Entrada: 1/3.

Domingo, 12 de marzo. Toros de Fuente Ymbro (bien presentados, astifinos y deslucidos en conjunto, pero con movilidad, el mejor el noble 5º) para Juan José Padilla (vuelta tras petición; aviso y oreja, herido), Curro Díaz (saludos; oreja) y Manuel Escribano (saludos tras aviso; saludos tras petición y aviso). Entrada: 1/2. Incidencias: el público obligó a saludar a Escribano tras romperse el paseíllo.

Lunes, 13 de marzo. Novillos de El Parralejo (muy bien presentados, el 4º y 5º con trapío de toro., y de juego desigual en líneas generales, destacaron el 1º, el 2º y el 3º, y especialmente el noble 5º; el más exigente el 4º,) para Leo Valadez (saludos tras aviso; silencio), Diego Carretero (vuelta tras petición; oreja) y Jorge Rico (silencio tras dos avisos; silencio tras aviso). Entrada: menos de 1/4.

Martes, 14 de marzo. Novillos de José Vázquez (bien presentados y de muy buen juego en conjunto, con la excepción del manso 1º; los mejores fueron el. 4º y el 6º) para Cristian Climent (silencio tras aviso; saludos tras aviso), Andy Younes (oreja con petición de la segunda; oreja; salida a hombros) y Marcos (saludo; oreja). Entrada:1/3. Incidencias: Iván García y Alberto Zayas saludaron tras banderillear al 3º.

Miércoles, 15 de marzo. Toros de Jandilla, 2º, 3º, 4º y 6º, y Vegahermosa, 1º y 5º, (bien presentados, encastados en conjuntos pero de variado juego, manejables el 1º y el 2º; faltos de fuerza el 3º y el 4º; y de buenas condiciones el 5º y el 6º ) para David Mora (silencio; silencio tras aviso), Paco Ureña (vuelta tras petición y aviso; oreja) y Javier Jiménez (silencio; palmas). Entrada: 1/2. Incidencias: Angel Otero saludó tras banderillear al primero.

Jueves, 16 de marzo. Toros de Victoriano del Río (bien presentados pero descastados y con complicaciones en general, el bravo 5º fue el mejor, muy complicados el 1º y el 4º, y muy parado el 6º) para Sebastián Castella (silencio tras aviso; ovación tras aviso), Miguel Angel Perera (palmas tras aviso; dos orejas y aviso; salida a hombros) y Román (oreja; silencio). Entrada: 3/4. Incidencias: saludaron Ambel Posada tras banderillear al segundo, Curro Javier en el quinto, y Raúl Martí y El Sirio en el sexto.

Viernes, 17 de marzo. Cinco toros de Núñez del Cuvillo y uno de Victoriano del Río, el 5º bis, (justos de presentación y fuerzas salvo el bravo 4º; el 5º fue devuelto a los corrales por débil) para El Fandi (silencio; oreja tras aviso), José María Manzanares (silencio; silencio) y Roca Rey (oreja; oreja tras aviso; salida a hombros). Entrada: lleno de “no hay billetes”.

Sábado, 18 de marzo. Cinco toros de Juan Pedro Domecq, el 1º bis lidiado como sobrero, el 2º otro sobrero, de Vegahermosa, y el 6º de Parladé (el 3º y el 5º manejables, deslucidos y justos de fuerzas el resto) para Enrique Ponce (saludos; silencio), Cayetano (silencio; oreja) y Ginés Marín (oreja tras aviso; oreja’; salida a hombros). Entrada: lleno. Incidencias: Iván García saludó en banderillas.

Domingo, 19 de marzo. Corrida de rejones matinal. Toros de Fermín Bohórquez (bien presentados, descastados en conjunto, excepto el manejable 3º y el bravo 4º) para Diego Ventura (silencio; saludos), Manuel Manzanares (silencio; silencio) y Lea Vicens (oreja; saludos). Entrada: 3/4.

Domingo, 19 de marzo, por la tarde. Último festejo de Las Fallas. Dos toros de Garcigrande, 1º y 5º, y cuatro de Domingo Hernández (de juego variado; el 4º fue premiado generosamente con vuelta al ruedo en el arrastre y el 6º fue indultado, el mayoral salió a hombros) para El Juli (oreja; dos orejas; salida a hombros), Alejandro Talavante (saludos; silencio tras aviso) y López Simón (silencio tras aviso; dos orejas simbólicas; salida a hombros).

Entrada: más de 3/4. Incidencias: Vicente Osuna saludó tras banderillear al último toro.

Comentarios
Las entradas
Por los datos que aparecen en estas reseñas podemos apreciar que los espectadores llenaron la plaza en las corridas de los días 17 y 18, cubrieron tres cuartas partes del aforo en los festejos de los días 16 y 19, matinal y tarde, media plaza en las corridas de los días 12 y 15, un tercio en los días 11 y 14, y apenas un cuarto del aforo en la novillada sin caballos que abrió la feria y en la primera novillada picada. Como puede verse, en conjuntos, la asistencia a la plaza no ha sido buena

Los trofeos
En las siete corridas se otorgaron 18 orejas, en las dos novilladas picadas 4, en el festejo de rejones 1, y ninguna en la novillada sin picadores. En total en los once festejos se concedieron 23 trofeos. Seis toreros que obtuvieron más de un trofeo salieron a hombros por la Puerta Grande.

Los novilleros con caballos: Andy Younes a hombros, Carretero y Marcos puntúan.

En las dos novilladas se cortaron cuatro orejas, Andy Younes cortó dos, y Diego Carretero y Marcos pasearon una cada uno. Veamos como fueron sus actuaciones.

La novillada del lunes se dio de milagro, pues por haber estado lloviendo todo el día, el ruedo estaba en pésimas condiciones, y además soplaba un viento huracanado. Los toreros y las autoridades salieron a examinar el ruedo y con la aceptación de los novilleros, que no querían perderse la oportunidad de probar suerte en una plaza de primera, se acordó dar el festejo. Con ese mal tiempo no es de extrañar que los tendidos estuvieran cubiertos con menos de un cuarto del aforo del coso. El viento siguió soplando durante toda la corrida, y los engaños parecían banderas hondeando, lo que hizo que tuviera especial mérito lo bueno o regular que lograron hacer los toreros.

Actuaron el hidrocálido Leo Valadez, el novillero con más experiencia de la terna, el albaceteño Diego Carretero y el alicantino Jorge Rico, ambos que han toreado poco desde que recientemente debutaron con caballos. Lidiaron serios y encastados novillos de El Parralejo, que dieron un juego desigual, siendo el más complicado y exigente el 4º, y el mejor el noble 5º, al que Carretero le cortó una oreja.

Carretero a este buen astado, que de salida salió suelto, lo recibió con unos lances de tanteo, siendo desarmado en unos de ellos, y no hubo quites, por lo que no se esperaba lo extraordinario que el albaceteño luego logró hacer con la muleta. Ignorando el viento, toreó con un temple, gusto, suavidad y entrega bajando mucho la muleta, y cruzándose para ligar los pases, pues el animal se paraba por no estar sobrado de fondo. Así que después bordar una veintena de excelentes pases, se metió entre los pilones para terminar con unos pases circulares. Una efectiva estocada contribuyó a que paseara el único trofeo concedido en esa ventosa tarde. Otra buena faena mostrando sus buenas maneras se la completó al noble segundo, que manseó en el último tercio. Emborronó lo bien hecho al matar de un bajonazo. No obstante, fue obligado a dar una vuelta al ruedo. Si no cambia, Diego Carretero, con su clásico toreo y buenas maneras, es un torero que pude llegar lejos.

Leo Valadez, que triunfó en esta plaza la pasada temporada, toreó a sus complicados novillos con oficio y decisión, consiguiendo tener lucidos momentos, pero a ninguno, por estar muy molestad por el viento, pudo redondearle faena. Al matar al primero de una estocada trasera que necesitó del descabello, saludó en el tercio, tras oír un aviso. Del cuarto, un astado con un trapío y 534 kilos de peso que parecía un serio toro, se deshizo con una estocada atravesada que hizo guardia, y un golpe de descabello. Hubo silencio. A este ejemplar le ejecutó un perfecto quite por lopecinas, que fue lo mejor hecho con el capote esa tarde. A Jorge Rico se le notó la falta de oficio al lidiar a sus dos novillos, Lo poco bueno que consiguió hacer en sus faenas lo estropeó usando los aceros. Mató al tercero de cinco pinchazos y un golpe de descabello, oyendo silencio más dos avisos. Se deshizo del novillo que cerró la tarde de una estocada atravesada y cuatro golpes de descabello, y otra vez fue silenciado tras oír un aviso. El alicantino, con todo en su contra, pasó por Las Fallas con más pena que gloria.

En la entretenida segunda y última novillada se lidió un buen encierro de José Vázquez, a dos de cuyos buenos novillos Andy Younes les cortó una oreja y Marcos una al sexto, mientras que Cristian Climent se fue de vacío, pero pudiera haber paseado un apéndice del cuarto, si no hubiera fallado con los aceros. Del encierro los mejores utreros fueron el cuarto y el sexto y el menos bueno el que abrió plaza que fue manso.

Andy Younes, que, siendo casi un desconocido, debutó en Las Fallas del año pasado, por cortar orejas y salir a hombros, Valencia lo puso en circulación, terminando esa temporada con 16 novilladas toreadas y 30 trofeos en su haber. Pues bien, al esta tarde tener un éxito similar se ha puesto en camino de ser un novillero puntero. El francés le completó al segundo astado una buena faena que fue de menos a más, toreando con mucho temple llevando siempre al animal metido en el engaño para sacarle buenas series de derechazos y naturales, a un animal que a media faena estuvo falto de fondo. Cerró su hacer con unos emocionantes pases circulares y, metido entre los pitones, dio unas bernardinas, pases del deprecio y otros adornos. Tras cobrar una buena estocada, de la que el animal rodó sin puntilla, paseó la primera oreja. Al buen quinto los recibió con una larga cambiada en el tercio más unos lances de tanteo. Comenzó la faena con una tanda de derechazos de rodillas. De pie continuó con la derecha dando un par más de buenas series, y con la izquierda las dos tandas que ejecutó fueron menos ligadas, aunque dando los pases con igual gusto y clase. Remató con un emocionante toreo de cercanías y al matar de una estocada contraría tras un pinchazo, se le concedió una oreja de menos peso que la primera.

Marcos, que hasta este momento había toreado solo dos novilladas con picadores, en su presentación en Las Fallas dio la impresión de ser un torero más placeado que lo que es, por torear con firmeza, seguridad y gusto a los dos ejemplares de su lote. La oreja se la cortó al bravo y repetidor sexto. Lo saludó de salida con unos templados lances rematados con una larga. Inició la faena de muleta con unos efectivos doblones genuflexos para meter al animal en la muleta. Luego con mucho temple y gusto, basó su hacer en un toreo sobrio y clásico, sin hacer concesiones a la galería. Dio varias series de derechazos muy ligadas y rematadas con largos pases de pecho, Las dos tandas de naturales fueron menos redondeadas, pero dadas con la misma templanza. Una efectiva estocada le aseguró el apéndice. Tal vez pudiera haber puntuado con el bravo tercero, pero por pinchar antes de cobrar una estocada, solo saludó en el tercio.

El valenciano Climent no se acopló con el primer novillo, el único del encierro qué presentó dificultades, y al matarlo de dos pinchazos, estocada desprendida tras oír un aviso, hubo silencio. Mejoró su actuación con el noble y bravo cuarto, al que recibió a portagayola y unas buenas verónicas. Durante el primer tercio hubo emoción con la competición en quites, ya que el valenciano hizo uno por delantales, el francés otro por cordobesinas y Cristian respondió con otro por ajustadas gaoneras. Banderilleó con mucho lucimiento y con la pañosa completó una irregular faena con buenos pasajes. El trofeo lo tenía en la mano cuando lo dejó ir al matar de un bajonazo y una estocada trasera y descabello. Tras sonar un aviso, saludó en el tercio.

Los rejoneadores: Lea Vicens puntúa
En la corrida matinal de rejones del domingo 19 actuaron el sevillano Diego Ventura, el alicantino Manuel Manzanares y la francesa Lea Vicens rejoneado un bien presentado encierro de Fermín Bohórquez, cuyos toros en conjunto fueron descastados, con las excepciones del manejable tercero y del bravo cuarto. Con este material solamente puntuó la rejoneadoras francesa, que ya en dos temporada se ha colocado como una novedad entre las figuras del toreo a caballo. También pudo haber cortado algún apéndice el maestro sevillano del toreo a caballo, pero no lo consiguió por fallar con los aceros.

La francesa le cortó una oreja al manejable tercero. Montó a cinco caballos de su numerosa cuadra. Lo paró con “Bach””, lo banderilleó a lomos de “Bético” y “Desafío”, colocó las rosas con “Greco”, y lo mató de un rejonazo montando a “Espontáneo”. Todo lo completó rejoneando con habilidad y gusto. Con el deslucido y manso animal que cerró el festejo, estuvo muy decidida y tuvo algunos momentos brillantes, pero no consiguió redondear la faena y, al matarlo con facilidad, el público reconoció su esfuerzo y la hizo saludar en el tercio.

El maestro del rejoneo Diego Ventura logró hacer lo más brillante hecho en el festejo rejoneando al bravo cuarto astado, al que le hizo una labor que hubiera quedado para el recuerdo si no lo hubiera emborronado al matar de dos pinchazos y un rejonazo, y lo que pudiera haber sido un doble trofeo se redujo a una salida al tercio. También estaba luciéndose con el buen toro que abrió plaza pero la mala suerte hizo que el animal se fracturara una mano, por lo que el jinete de La Puebla se vio obligado a abreviar y a matar pronto, perdiendo así otros probables trofeos.

El voluntarioso hacer de Manuel Manzanares no caló en los tendidos, y fue silenciado al mandar a sus astados a mejor mundo.

Los matadores de toros
Los dieciocho apéndices concedidos a los matadores de toros en las siete corridas falleras se distribuyeron así: El Juli cortó tres; Perera, López Simón, Roca Rey y Ginés Marín pasearon dos; y Padilla, Curro Díaz, El Fandi, Cayetano, Ureña, Román y Alvaro Lorenzo fueron premiados con un trofeo por coleta. Los cinco diestros que sumaron dos orejas o más abrieron la Puerta Grande.

Primera corrida: una oreja para Álvaro Lorenzo
Tras el viernes 10 de marzo al abrirse Las Fallas con una novillada sin picadores, el sábado se dio la primera corrida de toros. En la novillada actuaron los jóvenes Miguel Senent “Miguelito”, Ramón Serrano y Alvaro Passalaqua toreando unos manejables erales de Aída Jovaní. Los tres hubieran podido puntuar, pero por fallar con los aceros tuvieron que conformarse dando una vuelta al ruedo.

El sábado los diestros Juan Bautista, Fortes y Alvaro Lorenzo se enfrentaron a un complicado encierro de Alcurrucén, cuatro de cuyos ejemplares no dieron opciones a los diestros para el lucimiento, siendo el tercero el de peores condiciones, las excepciones fueron el primero que, sin ser bueno, era manejable, y especialmente el noble sexto.

A Alvaro Lorenzo le tocó en suerte tanto el peor toro como el único bueno. Con el manso tercero, un animal que desarrolló peligro en el último tercio, el toledano estuvo muy decidido. Con la muleta tras intentar desarrollar faena, al ser imposible abrevió y cazó al animal, que estaba refugiado en tablas, con una habilidosa estocada, que necesitó de tres golpes de descabello. Oyó silencio. Al buen sexto, que tenía la fuerza justa, lo recibió con unas templadas verónicas, mientras que Bautista hizo un quite de lances a pies juntos. Alvaro inició la faena con uno firmes pases por alto, y continuó haciendo un sobrio y elegante toreo, completando tandas de naturales y derechazos cuidando al toro con temple. Al cobrar una estocada desprendida tuvo que repetir la suerte, y esta vez el toro dobló, con lo que se aseguró que se le concediera el único trofeo dado esa tarde. En conjunto Lorenzo tuvo un buen debut como matador de toros en Las Fallas, tras haber tomado la alternativa la temporada pasada, habiendo sumado solo seis corridas.

Otros buenos momentos de la tarde los consiguió tener Bautista toreando con capote y muleta al manejable astado que abrió plaza, pero no pudo ligarle faena al animal salir suelto tras cada pase. Lo mejor hecho fue la buena estocada que cobró haciendo la suerte recibiendo. Saludó en el tercio, tras un aviso y una leve petición de oreja, Con el descastado cuarto, que embestía a arreones, estuvo muy decidido y, tras matar de media estocada, oyó silencio. Fortes, lidiando el peor lote, toreó con gran firmeza, entrega y un valor que daba miedo, pues en varias ocasiones estuvo en peligro de ser cogido. Intentó triunfar por todos los medios y cuando los toros se rajaban recurría al toreo de cercanías. Al tercero lo remató de de una estocada atravesada tras un pinchazo, y al quinto de dos estocadas defectuosas. Saludó en el tercio en su primero y hubo silencio tras matar a su segundo. De sus faenas destacó el iniciar su primera en el tercio dando de rodillas una arrucina y una tanda de ligados derechazos.

Segunda corrida: Padilla con el valor y Curro Díaz con la torería se ganaron una oreja
La segunda corrida fue un festejo en el que Juan José Padilla, Curro Díaz y Manuel Escribano se enfrentaron a un mal encastado y exigente encierro de Fuente Ymbro, cuyos toros por sus complicaciones no le dieron facilidades para hacer el buen toreo, pero por las dificultades que ofrecieron sí les permitieron ganarse al público toreándolos con maestría, valor y decisión. Las excepciones fueron el manejable y repetidor primero y el noble quinto, que aunque no duró por falta de fondo, le permitió a Curro Díaz bordar el toreo. Una cosa que en toda la tarde no faltó en la plaza fue la emoción, pues el riesgo era eminente y el público así lo asumió, animando a los diestros con sus aplausos.

Curro Díaz inició la faena al noble quinto astado con unos suaves doblones y unos inspirados recortes para llevar el toro a los medios. Allí le dibujó tres extraordinarias series de derechazos, rematadas con pases de pecho. Creó los pases con gusto, suavidad y lentitud que parecía que las imágenes que se veían en la pantalla habían sido tomadas a cámara lenta. Los pases eran eternos. Tras ese torerísimo principio, el buen toro, que tenía poco fondo, se vino abajo, y el de Linares tuvo que robrarle unos pases naturales sueltos. Cerró la faena dando unos pases circulares y al cobrar media estocada, paseó una merecida oreja. Su primero, astado complicado y con poco fondo, no le permitió hacer su fino toreo, aunque a base de decisión tuvo momentos brillantes, y al matar de una estocada caída tras dos pinchazos, saludó en tercio. Había brindado ese toro a sus compañeros.

Padilla recibió al Fuente Ymbro que abrió plaza, un toro gazapón que embestía con irregularidad, con una larga cambiada de rodillas, y unos lances de tanteo. Luego completó el segundo tercio con dos pares al cuarteo y uno dentro a afuera. La faena la inició de rodillas con pases por altos y derechazos. Continuó toreando con mucho valor haciendo un toreo efectista y de recursos, y al matar de de una buena estocada de la que el toro dobló, hubo una petición de oreja, que al presidente no concederla, el premio quedó en una vuelta al ruedo. Con el capote, el jerezano volvió a recibir al cuarto toro de rodillas con dos largas cambiadas, llevó al toro al caballo por chicuelinas al paso y le hizo un quite original por faroles. Luego, completó un lúcido tercio de banderillas junto a Escribano. De rodillas también inició la faena con pases por alto. Siguió toreando con mucho valor, y al dar un derechazo fue volteado y corneado de una manera espeluznante. Tras la cuadrilla colocarle un torniquete en la sangrante pierna derecha, con una obvia falta de facultades, siguió en la brecha para dar unos muletazos más, y al matar de una estocada tras dos pinchazos, le fue otorgada una oreja, la que paseó antes de irse por sus pies a la enfermaría. Este fue el parte facultativo emitido por el doctor Cristóbal Zaragoza: “Durante la lidia del cuarto toro ha ingresado en esta enfermería Juan José Padilla Bernal, el cual presenta cornada en cara anterior externa del muslo derecho con dos trayectorias. Una transversa de unos 15 centímetros que perfora y sale por cara externa del muslo y otra ascendente de unos 20 centímetros que discurre entre músculos sartorio y recto anterior, lesionando fibras longitudinales del sartorio dejando íntegra la fascia lata. Otra cornada en tórax izquierdo que diseca el pectoral mayor sin lesionarlo, de unos 15 centímetros de longitud que llegó hasta región axilar. Auscultación pulmonar: Normal. Pronóstico: Grave. Se traslada al herido al Hospital Casa de la Salud de Valencia”.

Manuel Escribano que reaparecía en Las Fallas, tras nueve meses de recuperación de la gravísima cornada que sufrió en Alicante la pasada temporada, fue obligado a saludar al romperse el paseíllo. En su actuación en Valencia demostró que vuelve a los ruedos con las mismas impresionantes facultades que tenía y toreando con capote muleta con maestría, valentía y variedad, y además completando los tercios de banderillas con lucimiento. Esto lo probó pasando con una nota alta la difícil prueba que le ofrecieron los dos complicados astados de Fuente Ymbro que le tocaron en suerte. A ambos los dos toreó con capote y muleta y los banderilleó con eficiencia y lucimiento. Al matar al tercero de una estocada trasera que necesitó del descabello, saludó en el tercio, y al deshacerse del sexto con una estocada, hubo una petición minoritaria de trofeo, y al no concedérsele volvió a saludar en el tercio. El de Gerena abandonó el ruedo oyendo fuertes aplausos tal como los había oído tras romperse el paseíllo.

Tercera corrida: Ureña, el triunfador con vuelta y oreja
El miércoles en la tercera corrida del ciclo, con medía plaza llena, los maduros espadas David Mora y Paco Ureña, y el joven diestro sevillano Javier Jiménez se enfrentaron a un encastado encierro, formado por cuatro toros de Jandilla y dos Vegahermosa, que dieron un juego variado, que tuvieron la tendencia a venirse abajo en el último tercio, especialmente los astados tercero y el cuarto, que estuvieron muy escasos de fuerza. Con este material el único triunfador fue el murciano Ureña que dio una vuelta al ruedo al segundo de la tarde y le cortó una oreja al quinto, mientras que el sevillano fue aplaudido en el último toro y silenciado en el de su presentación en esta plaza, y Mora oyó silencios al deshacerse de su lote.

El murciano Ureña que en los dos últimos años con sus repetidos éxitos se ha ganado el entrar en las importantes ferias, recibió al encastado segundo con unas templadas verónicas rematadas con una media y llevó al toro al caballo con unas chicuelinas al paso, Jiménez hizo su presentación con un quite por tafalleras que no tuvo respuesta. Al toro tumbar al caballo se tardó unos minutos en sacar al toro del caballo derribado, lo que le quitó bríos al astado. El murciano inició la faena con unos firmes estatuarios para continuar ligando tandas de pases por ambos lados, dados con la gran templanza que caracteriza su sobrio toreo. Cerró su hacer dando unos artísticos naturales a pies juntos y, al cobrar una estocada trasera que necesitó de dos golpes de descabello, hubo un aviso y una fuerte petición de oreja, que al no ser concedida, el premió se redujo a una vuelta al ruedo.

La faena al tardo quinto ejemplar de Vegahermosa, que embestía a trompicones y se paraba no fue tan redondeada como la primera. No obstante, el diestro, toreando con oficio, entrega y buenas maneras, tuvo momentos brillantes, y al rematar la faena con unos circulares y unas manoletinas, que caldearon el ambiente, al cobrar con perfecta ejecución una excelente estocada, el presidente le concedió una oreja, pero sabiamente no la segunda que se pedía.

Mora no tuvo su tarde, pues no terminó de acoplarse con el encastado primer ejemplar de Vegahermosa, el que se vino abajo a mitad del último tercio, y no tuvo opciones para el triunfo con el descastado y blando cuarto de Jandilla, que fue protestado por el público desde que dobló las manos al ser picado hasta que fue arrastrado a ambos los lidió con oficio, pero su hacer en pocos instantes tuvo impacto en los tendidos. Al rematar al primero de estocada y dos descabellos, y al cuarto de tres pinchazos y descabello, oyó silencio en ambos. Una lástima, pues después de salir a hombros de la plaza madrileña de Vistalegre en la Corrida de Invierno, había ganas de verlo hacer su castizo toreo. Un gran momento de su actuación fue la competición en quites con Ureña en su primer toro, el murciano hizo un quite de frente por detrás y el madrileño uno por ajustadísimas chicuelinas, oyéndose los primeros fuertes aplausos de la tarde.

Javier Jiménez, que tomó la alternativa en su tierra en el 2014 toreó poco esa temporada, en la del 2015 y al principio de la temporada pasada, hasta que en una corrida veraniega en Madrid formó un lio y salió a hombros, lo que le hizo sumar con éxito una decena de festejos, y el estar anunciado en la presente temporada en los carteles de las primeras ferias importantes, ya que ahora se le considera ya uno de los nuevos valores. Su debut en Las Fallas no ha sido triunfal, pero con su decisión, valor y torería ha dejado un buen ambiente, aunque en su actuación se le ha notado la falta de oficio, tal vez por su preocupación de buscar el éxito a toda costa, A su manejable primero le completó una irregular faena y rematarlo de una estocada atravesada más un golpe de descabello, oyó silencio. Su segundo lo volteó en dos ocasiones, una al recibirlo a portagayola, pasándole por encima y pisándolo, y otra al dar un pase del desprecio tras haber iniciado la faena de rodillas dando unos pases por alto. Con suerte salió ileso en ambos incidentes. Siguió en la brecha toreando con mucho valor intentando ligar faena, consiguiendo solo dar buenos pases sueltos. Cerró la faena con unas manoletinas y al matar de un pinchazo y estocada, fue ovacionado.

Cuarta corrida: Perera a hombros y Román se gana un apéndice
El jueves, ya con dos figuras en el cartel y un prometedor torero local, por vez primera en el ciclo ferial, hubo una buena entrada, al llenarse tres cuartas partes del aforo del coso. El cartel lo formaban Sebastián Castella, que se fue de vacío, Miguel Ángel Perera, que desorejó al quinto toro, y Román que paseó una oreja del tercero. Se lidió un serio encierro de Victoriano del Río, cuyos toros cinqueños fueron descastados y presentaron dificultades, embistiendo en el último tercio con aspereza e irregularidad. Eran toros exigentes que no regalaban nada. Los más manejables fueron el tercero y el quinto, con los que el maestro extremeño y el joven valenciano puntuaron.

Perera venía de salir a hombros en Olivenza, en donde comenzó la temporada europea y, con la intención de repetir el triunfo, hizo el paseíllo en Valencia. Lo logró pero no con la misma intensidad que lo hizo en su tierra. Al manejable quinto, que de salida indicó tener poca fuerza, no permitió que se le castigara en varas para que durara. Tras Curro Javier poner dos excelentes pares de banderillas, el maestro inició la faena en el tercio con pases por alto para llevar al animal a los medios. Continuó completando tres cortas tandas de derechazos efectuados con mucho mando y temple, dando tiempo y espacio entre cada serie para que el animal durara. No obstante, al torear con la izquierda el astado tardeó, y las dos series de naturales tuvieron menos intensidad que las derechistas. El tono de la faena subió de nuevo al metido ente los pitones, ejecutar con mucha firmeza y mando la última tanda de derechazos, y al cobrar una estocada trasera de la que el toro dobló. El público pidió con fuerza las dos orejas, las que el presidente concedió, la primera de peso y la segunda generosa, como así lo consideró la crítica y parte del público. Con el descastado segundo, el extremeño no tuvo opciones, pues tras iniciar la faena con pases cambiados en el centro del ruedo y completar una templada serie de derechazos, el manso se rajó y el matador sabiamente abrevió. Al matar de una estocada más tres golpes de descabello, el diestro fue ovacionado. Perera fue el primer matador en salir a hombros en este ciclo ferial.

Román, que ya se encentra en el grupo de los nuevos valores aspirantes al estrellato, volvió a torear en su tierra tras haber salido a hombros en la pasada Feria de Julio. Esta tarde, como ya mostró al hacerle un arriesgado quite por tafalleras al toro de Perera, estaba dispuesto a salir por esa puerta de nuevo. No lo consiguió por solo cortarle una oreja al manejable tercero, pues a pesar de torear con firmeza y entrega al parado y complicado sexto no le fue posible completarle una ligada faena. Oyó silencio al rematarlo de media estocada y un golpe de descabello. En cambio el valenciano toreó con mucha decisión entrega, verdad y buenas maneras al manejable cinqueño que lo lidió en tercer lugar. Inició su labor muleteril con unos doblones para llevarlo al tercio, Allí le completó de rodillas una serie de derechazos, siendo volteado al dar uno. De pie siguió toreando con mucha firmeza, clase y gusto, ejecutando tres templadas series de derechazos y solo una de naturales, pues el animal apretaba por ese lado y buscaba las tablas. Allí el joven diestro cerró la faena dando al rajado toro otros derechazos y adornos como arrucinas y

Deja un comentario