28 julio, 2021

RUMORES Y OPINIONES SOBRE EL PACTO TAURINO HISPANOMEJICANO… 1957.

Personas notoriamente interesadas han desatado la campaña en contra de la vigencia del convenio taurino hispano mejicano, y lo que es más grave, lo han ampliado hacia todo lo español, con grave disgusto de la colonia española en Méjico. Se le ha puesto a la Patria en lugar de clámide una taleguilla y una casaquilla de torero. Así resulta un poco difícil discutir en plano de serenidad.

Quienes acaudillan el movimiento en contra de los hispanos y el convenio son: Cutberto Pérez, «Tapabocas»; José Octavio Cano, «Juan de Triana», v Rafael Septién Sicilia.

Los toreros que han declarado por sí o sus representantes su deseo de ruptura han sido Juan Silveti y Joselito Huerta, y en forma muy diplomática Jesús Córdoba.

Personas notoriamente interesadas han desatado la campaña en contra de la vigencia del convenio taurino hispano mejicano, y lo que es más grave, lo han ampliado hacia todo lo español, con grave disgusto de la colonia española en Méjico. Se le ha puesto a la Patria en lugar de clámide una taleguilla y una casaquilla de torero. Así resulta un poco difícil discutir en plano de serenidad.

Quienes acaudillan el movimiento en contra de los hispanos y el convenio son: Cutberto Pérez, «Tapabocas»; José Octavio Cano, «Juan de Triana», v Rafael Septién Sicilia.

Los toreros que han declarado por sí o sus representantes su deseo de ruptura han sido Juan Silveti y Joselito Huerta, y en forma muy diplomática Jesús Córdoba.

En cambio, Ramón Tirado y «El Callao» se han pronunciado en favor del pacto taurino.

Antonio Velázquez, como secretario general de la Asociación de Matadores, ha declarado que lo firmado debe cumplirse, ya que lo contrario sería sentar un precedente de poca caballerosidad.

Los demás matadores han conservado prudente neutralidad, aunque hay una terceta que en la intimidad se muestran partidarios del pleito.

De las habladillas de los novilleros que han regresado sin torear no vale la pena de hacer caso, pues dicen horrores de Balañá y Domingo González, pero no prueban nada.

El que ha estado muy gracioso es el señor Algara, ya que llegó diciendo, que se cometían injusticias sin cuento y cuenta con Córdoba, del Olivar y Joselito Huerta, y a los dos meses le ha dado la vuelta a su decir y echa las culpas a los «trust» (¡) y se muestra, otra vez, partidario del pacto.

Un quinteto de cronistas, entre, ellos su servidor, estamos defendiendo el famoso convenio y, sobre todo, la amistad hispanomejicana.

El último grito en contra de los toreros españoles lo dió Rodolfo Gaona que habla de «perrerías» hispanas con su cuerpo enfundado en traje cordobés.

Desde luego, se tiene la certeza de que el convenio no so romperá por ahora, pero quedará muy resquebrajado para el futuro arreglo.

Las empresas, a las que atañe muy directamente el asunto, han permanecido al margen y como la plaza de Insurgentes sigue cerrada “no hay empresa que tome la batuta.

Los ganaderos, que tienen por presidente a don José Madrazo, se han pronunciado en contra de ruptura y del enfriamiento de relaciones y don Pepe así lo ha manifestado en varias ocasiones.

Así está el asunto mirado de manera objetiva.
FUENTE: EL RUEDO Año XIV • Madrid, 22 de agosto de 1957 – No 687

Deja un comentario