10 diciembre, 2018

EL GOZO SE LLEVÓ AL POZO A LOS DE SANTA BÁRBARA… LA TERCIA SOBRE EL ENCIERRO.

LO ACEPTO, confié en el encierro de Santa Bárbara y estos fallaron, me equivoque, a continuación lo visto por televisión.

ME GUSTÓ que el español Antonio Ferrera nunca ahogó su labor muletera en el abre plaza, de nombre “Calesero”, de 521 kilos, siempre a la distancia, sin el ensimismo tan de moda en los últimos años.

LO ACEPTO, confié en el encierro de Santa Bárbara y estos fallaron, me equivoque, a continuación lo visto por televisión.

ME GUSTÓ que el español Antonio Ferrera nunca ahogó su labor muletera en el abre plaza, de nombre “Calesero”, de 521 kilos, siempre a la distancia, sin el ensimismo tan de moda en los últimos años. Ese correcto espacio entre los muletazos ayudó enormemente al de Santa Bárbara que no estaba muy sobrado de fuerza y así lograr conectar con la parroquia, tanto así que después de varias cortas tandas por ambos flancos fue solicitado el otorgamiento de un apéndice que le fue negado, quizá por quedar baja la toledana, sin embargo dio una vuelta al ruedo muy pedida y respetada, cosa rarísima en estos tiempos.

EL SEGUNDO fue para el capitalino-poblano, Jerónimo, desgraciadamente no se acomodó con el picosito de Lebrija “Hermoso”, de 558 kilogramos, y para colmo se le contabilizaron tres pinchazos, una muy baja, varios descabellos, un aviso y desde luego que fue pitado.

“CASALITO”, DE 543 kilogramos, ya de la dehesa “original”, Juan Pablo Sánchez solo lidia con la capa. Brinda al leonés matrimonio Pons. Dos despaciosas tandas diestras que nos hacen esperar más. Intenta los naturales pero el astado no tiene el mismo recorrido, retorna a la diestra y vuelven los largos oles, tres tandas más en las que intercala pases en redondo, el burel comienza a rajarse y decide terminar su labor, un pinchazo, un cuarto de espada y escucha palmitas.

CUARTO DE la tarde, “Abuelo”, con 520 kilos, tres buenas verónicas, dramático tumbo al piquero, momento que aprovecha el peninsular para quitar por chicuelinas y rematar con media belomontina que le resulta de pintura. Brindis al público, para iniciar pegando excelentes derechazos que remata con el desdén, una “vitamina” y sigue con la derecha, el astado va a más aun así acusa cierta debilidad, deja la espada clavada en la arena para torear sin ella, gusta y emociona con la diestra en cortas tandas, adornos que le festejan, continúa con la zurda pegado a tablas, trincherillas y desdenes, brotan los gritos de ¡torero, torero! Lastima que la entrada es paupérrima. Adornos en el tercio para cuadrar al noble de Santa Bárbara, estocada entera, palmas para “Abuelo”, se solicitan las dos orejas que el juez, Jorge Ramos, otorga y se premia al toro con arrastre lento. El ganadero recorrió el anillo con el diestro español.

NADA EN los dos primeros tercios en la lidia de “Compadre”, con 476 kilos. Ya con la muleta, débil y de cortas embestidas, chispazos de Jerónimo con la derecha y en adornos, aprieta el aire, el toro quiere pero no puede, medias embestidas y malas para el colmo de la suerte del espada que ve como se refugia en tablas y así ni quien inventó el toreo. Estoconazo de efectos fulminantes que le gana palmas.

LARGA CAMBIADA para iniciar Juan Pablo la lidia del que cierra el festejo, “Sentimiento”, con 472 kilos, dos lances y un remate de lujo. Al parecer el gozo se fue al pozo, los de Santa Bárbara han fallado, derechazos y naturales sin calar a los tendidos por la falta de transmisión del castaño de medias y lentas embestidas, insiste el espada en tablas sin mayor fortuna, nada que hacer, ¾ partes del acero al entrar a matar. Palmas a su notoria voluntad.

POR CIERTO…
¿Motivo por el cual se lidio uno de Lebrija? Dicen en el rancho… “Po´s sepa la bola”. Reglamentariamente debió de avisarse, aun por televisión, así mismo por qué Santa Barbara no tenía reserva alguna…

Joselito Adame dejó ya el sanatorio, nadie se ha tomado la molestia de decir si va o alguno de sus compañeros tomara su lugar. Decenas de personas hacen el viaje solo con el interés de verlo a él.

Y eso de que para la corrida Guadalupana anuncien “8 de diversas ganaderías” ya era hora de darlas a conocer, las leyes dicen los animales tiene que estar en los corrales 72 horas antes del festejo, el reloj ya se los comió.

Muy mal se ven estos “pequeños grandes” detalles.

¡Más formalidad señores empresarios!

¡Más profesionalismo señores empresarios!

El toreo es grandeza, no la minimicen.
… Nos Vemos.

Deja un comentario