4 febrero, 2019

EN CIUDAD JUAREZ (MEJICO) EL ESPADA SEVILLANO JUAN RUIZ “TALLERITO” MATA A TIROS A SU CONSOCIO VALENTIN DE LA CRUZ

Un luctuoso suceso se ha desarrollado en Méjico el 20 del pasado Febrero, entre dos elementos taurinos sumamente populares en Méjico. Según noticias que recibimos de Ciudad Juárez, parece que entre don Valentín de la Cruz y su socio el diestro sevillano, matador de toros con alternativa en Méjico “Tallerito”, había habido unas fuertes discusiones relacionadas con una corrida que habían dado en aquella población.

Marzo 1929.

Un luctuoso suceso se ha desarrollado en Méjico el 20 del pasado Febrero, entre dos elementos taurinos sumamente populares en Méjico. Según noticias que recibimos de Ciudad Juárez, parece que entre don Valentín de la Cruz y su socio el diestro sevillano, matador de toros con alternativa en Méjico “Tallerito”, había habido unas fuertes discusiones relacionadas con una corrida que habían dado en aquella población. Personas amigas de ambas partes, incluso periodistas intervinieron procurando calmar los ánimos, pero el “Tallerito” conocido allá por su carácter impetuoso, no se avenía a arreglo alguno y por otra parte el señor de la Cruz no solo amenazó al torero, sí que incluso llegó a decir a un tal “Maera” que buscaba a “Tallerito” para matarlo por lo cual iba provisto de sendo cuchillo; sabido lo cual por el diestro español salió en su busca armado de una pistola calibre 32, encontrando a su examigo y socio en la Avenida 16 de Septiembre, donde después de una breve discusión y antes de que el interfecto pudiera sacar su arma, le disparó tres tiros, uno de los cuales le dió en la región precordial falleciendo en el acto. El asesino aprovechó la confusión momentánea escapándose y siendo horas después detenido y conducido a la cárcel. Lamentable es lo ocurrido y aún más lo hubiera sido si los hijos del señor de la Cruz llegan a encontrar al “Tallerito” ya que salieron armados de pistolas en su busca. Las autoridades del país intervienen en el asunto y seguramente harán justicia en este triste drama en que por unas pesetas y con la impetuosidad de ciertos caracteres pierde la vida un hombre y otro la libertad.