5 abril, 2019

ARRASTRE LENTO

“LOQUERO”, DAME “LOCOS” Y NO CUERDOS, ÉSTOS SIRVEN POCO, Y AQUELLOS LLENAN LAS PLAZAS.

Don Enrique Rangel…

Dicen que no hay peor locura que la cordura toda vez que ésta, regida por la razón, “enloquece” cuando sus bártulos son insuficientes para imponer orden en la cocina de la vida. Así son los cuerdos

“LOQUERO”, DAME “LOCOS” Y NO CUERDOS, ÉSTOS SIRVEN POCO, Y AQUELLOS LLENAN LAS PLAZAS.

Don Enrique Rangel…

Dicen que no hay peor locura que la cordura toda vez que ésta, regida por la razón, “enloquece” cuando sus bártulos son insuficientes para imponer orden en la cocina de la vida. Así son los cuerdos; enloquecen por un amor, enloquecen por un montón de dinero, enloquecen por la fama, enloquecen por el poder, ¿por qué el ser humano no pierde el sano juicio?

Pero hay de loco a locos. Me quedo con la locura del Quijote. Su locura me sirve de guía y consuelo, los locos también tenemos derecho a la vida, y, sobre todo “A LOS SUEÑOS”.

Los suyo don Enrique, ¡qué maravillosa locura -dicho sea, sin afán de ofender- es su sueño. Poner orden social estructurando “sueños” lógicos, “sueños” que alejando de las ruinosas fantasías que reflejan pecadora ambición, sería bálsamo para muchos cuerdos, en verdad cuerdos.

Lo cual quiere decir que los taurinos, tanto o más locos que el Quijote, compartiremos con usted sus sueños. ¡Adelante! Pero mejor déjeme platicarle de mi locura, y de la locura que vive Aguascalientes taurinamente hablando…

Me gustan los locos del toreo, pero ¿quiénes son éstos?

“Locos” en el toreo, son aquellos que sueñan con construirse un palacio regio que sea envidia de los que nunca pierden el juicio. “Locos” en el toreo, son aquellos que sin habérseles quebrado el mecanismo de su cerebro subordinan la razón al imperio de la ilusión… “Locos” en el toreo, son aquellos que anhelantes son capaces de hacerse uno con la magia de la fantasía… “Locos” en el toreo son aquellos que vuelven agitado manicomio las plazas de toros…

“Locos” en el toreo son, como Miguel Aguilar, joven novillero que apenas el domingo pasado demostró que su “locura” no es más que su ambición sin control de la cordura…¡Qué hermosa “locura” la de Miguel! Me atrevo a asegurar que la plaza, afirmación plasmada con carácter de adivinanza, se volverá manicomio el próximo domingo. Locura que atrae similares: imagínese don Enrique, hoy viernes, a las 7 de la mañana, ya había “loquitos” en las taquillas de la plaza esperando que las abrieran para adquirir su derecho –boleto- para ingresar al manicomio.

“LOQUERO”…

“Loquero” danos locos, pero no como aquellos que en desorden hacen gestos sin sentido, monstruosos y obscenos, danos locos que con capote y muleta en las manos hagan perder la razón a los aficionados, tal y como lo hizo Aguilar el domingo pasado.

“Loquero”, danos locos que en el ruedo, vestidos de toreros, con la lengua en silencio, y los ojos en sus cuencas, hagan perder el juicio a los espectadores, tal y como lo hizo el domingo pasado Miguel Aguilar.

“Loquero”, haz que se multipliquen locos con esas características. ¿Qué tan “locos” estarán Ricardo de Santiago y Alfonso Ortiz como para que con sus “cuerdas” extravagancias toreras quieran hacerle sombra al novillero “revelación” de Aguascalientes? Más les val que en verdad estén “locos de remate”, pues de lo contrario el desencanto que puede causar su fingida enfermedad obligará a los cuerdos a no tomarlos en cuenta.

En fin, no me resta don Enrique sino afirmar que la plaza registrará un lleno tan espectacular que confirmará la realidad de que los toreros revolucionaros, exponentes de sus grandes dotes artísticas, han lucido el ropaje explosivo, espontaneo y arrebatado propio de los seres que, sin habitar en el manicomio, se ganan la vida disfrutando con la más cuerda y juiciosa de las “locuras”, la de querer ser a toda costa torero notable, torero grande, torero estrella, torero cumbre.

“LOQUERO”, DANOS NOVILLEROS “LOCOS” POR SER FIGURAS Y NO JUICIOSOS CUERDOS SIN AMBICIÓN.