28 abril, 2019

SEVILLA: 2ª DE ABONO – RAFAEL SERNA, UNA OREJA EN HONOR AL PADRE

Calor ambiental con ráfagas de viento en la segunda corrida del abono sevillano. Era el festejo oculto. Fuera de la feria y sin cámaras de televisión. Para remate, un día de elecciones con los rumores circulando por los tendidos. Se lidió una corrida de La Palmosilla, que volvía después del buen debut del paso año. Los toros tarifeños, un conjunto dispar de presencia, acusaron nobleza y pocas fuerzas.

Calor ambiental con ráfagas de viento en la segunda corrida del abono sevillano. Era el festejo oculto. Fuera de la feria y sin cámaras de televisión. Para remate, un día de elecciones con los rumores circulando por los tendidos. Se lidió una corrida de La Palmosilla, que volvía después del buen debut del paso año. Los toros tarifeños, un conjunto dispar de presencia, acusaron nobleza y pocas fuerzas. Entre tullidos salieron tres bravos, segundo, cuarto y sexto. Más bravura que fuerzas. El cuarto, de nombre Malquerido, además de bravo tuvo clase.

Rafael Serna, con la oreja del sexto. Foto: Álvaro Pastor Torres

El festejo fue largo a pesar de que no hubo avisos. La bravura de los toros fue solapada por sus escasas fuerzas. Salieron dos sobreros y podían haber salido cuatro. Así las cosas, los detalles toreros surgieron a cuentagotas.

Se lidió el primero cuando podía haber sido devuelto. Bolívar puso de manifiesto su oficio ante un toro sin chispa. El colombiano estuvo breve como detalle inteligente. Se lo había brindado a Rafael Serna, que con su lazo negro vivió una jornada emotiva por la ausencia de su recordado padre.

El cuarto fue un toro de hechuras preciosas en ‘Nuñez’. Estrecho de sienes y tocado de pitones, fue bravo en dos varas y tuvo clase. Bolívar selo recibió a portagayola y aún lo pasó de rodillas otra vez en el tercio. A un toro con clase, Bolívar le dio cinco tandas aceleradas con la derecha. No fue un toro fácil, pero el curtido colombiano le perdió muchos pasos entre los muletazos. Cuando se la ofreció con la izquierda era tarde. Entre los derechazos, algunos derrocharon buen gusto. La estocada, al encuentro, animó al personal a pedir la oreja. El palco consideró que no había mayoría y es posible que llevara razón.

El segundo fue bravo en el caballo. Empujó con fijeza y se dejó castigar. El debutante Luis David toreó con buenas maneras a la verónica y se lució con las zapopinas. El toro bravo echó el freno en la muleta. El joven mexicano toreó con decisión y variedad, pero también demasiado cerca del toro. Algunos naturales fueron muy templados. La faena careció de continuidad.

El quinto rodó por el albero en banderillas. Pañuelo verde cuando se cumplían dos horas de festejo. Salió un sobrero de Sampedro que no se tenía en pie. Debió volver también a los corrales, pero la plaza ya estaba en ese trance en el que casi todo importa poco. Trámite sin posibilidades para el joven mexicano. La espada fue letal en sus manos.

Devuelto el tercero por inválido, salió un sobrero de más seiscientos kilos con el hierro de la ganadería titular de La Palmosilla. Fue un armario. No importó que se derrumbara en el segundo puyazo. Serna miró al cielo en el brindis. La nobleza descastada del animal solo permitió al sevillano algunos muletazos de buen corte. No le dio distancia ni lo sacó a los medios. A media tarde la gente hablaba de resultados electorales.

Bravo en varas fue el sexto. La de La Palmosilla fue más brava que vigorosa. El toro llegó noble y Serna pudo demostrar su buen trazo torero en dos tandas de derechazos de calidad. El animal se frenó y al sevillano sólo le quedó andar con gusto y torería por la cara del toro. La banda de Tejera había estrenado el pasodoble dedicado a su padre y la emoción llenó al coso maestrante. El espadazo definitivo fue fulminante y la plaza pidió un trofeo que tenía el punto sentimental del premio en honor al padre fallecido hace unos meses. Las lágrimas asomaron a sus mejillas en la vuelta triunfal al ruedo. Hubo palmas celestiales para el torero de La Costanilla.

Plaza de toros de Sevilla, 28 de abril de 2019. 2ª de abono. Media plaza. Cinco toros de La Palmosilla, el 3º como sobrero, y uno, 51 bis, de Sampedro. Correctos de presencia, bravos el 2º, 4º y 6º, sin fuerzas en general. El de Sampedro, inválido. Destacada lidia de Miguel Martín al segundo.

Luis Bolívar, de turquesa y oro. Estocada caída (silencio). En el cuarto, estocada tendida en la suerte de recibir (petición y vuelta).

Luis David, azul y oro. Estocada trasera (saludos). Estocada caída (silencio).

Rafael Serna, de marfil y oro. Dos pinchazos, media estocada y descabello (silencio). En el sexto, estocada (una oreja).

Muy independiente… Agregamos fotos enviadas por Luis David Adame.