3 septiembre, 2020

CUANDO LAS IMÁGENES HABLAN

¡¡¡Y ELLAS no mienten!!!
PIAN PIANITO vamos haciendo “alcancía” de gráficas, las que nos parece no deben de perderse. Añejas algunas, otras modernas, serias o chuscas, varias logradas involuntariamente y no todas en el ruedo, pero si íntegras con torero y/o ganadero de por medio.
ESPERAMOS SEAN de su agrado.

¡¡¡Y ELLAS no mienten!!!

PIAN PIANITO vamos haciendo “alcancía” de gráficas, las que nos parece no deben de perderse. Añejas algunas, otras modernas, serias o chuscas, varias logradas involuntariamente y no todas en el ruedo, pero si íntegras con torero y/o ganadero de por medio.

ESPERAMOS SEAN de su agrado.

“La V”

Con motivo de la victoria de la Gran Bretaña -y aliados- en la Segunda Guerra Mundial, Winston Churchill recibió de España, a través del duque de Alba, en diciembre de 1945, un original regalo. Consistía en la cabeza de un toro lucero lidiado por Manolete en Valencia -23 de julio de 1944- de nombre Perdigón nacido en la finca de don José María Escobar, de testuz negra con blanca mancha en forma de “V”, semejante a la seña que el político ingles hacia con sus dedos -índice y medio- refiriéndose a la victoria sobre sus contrarios bélicos.

La “V” de la victoria.

Cuando Churchill, en el verano de 1947, conoció la muerte de Manolete por la cogida en la plaza de Linares, envió un telegrama a doña Angustias, la madre del famoso torero, manifestándole sus condolencias por el trágico suceso. El telegrama decía:

El famoso telegrama.

«Señora, estoy muy apenado al conocer la trágica muerte de su hijo en Linares, y quiero enviarle la expresión de mi más profunda simpatía. Me conmoví al recibir el noble trofeo de su hijo soberbiamente matado en la plaza de toros, enviado a mí con ocasión de nuestra victoria en Europa. Quiero añadir mis sinceras condolencias a todos los reconocimientos que Vd. ha recibido. Sinceramente suyo. Winston Churchill».

“Conocida”, becerra nacida en los potreros de la dehesa propiedad de doña Amelia Pérez Tabernero, fue tentada por Antonio Bienvenida el 30 de septiembre de 1975. Terminada la lidia le dan puerta al campo, el torero iba camino al burladero y es cuando la hembra retorna al pequeño ruedo provocando la caída de don Antonio y la ruptura de sus vértebras cervicales falleciendo el 4 de octubre siguiente.

Era de los Pérez Tabernero.

Este charro, con todo y pistola al cinto, florea de muy correctas formas la reata tan indispensable en las lides ganaderas, por raro que pueda parecer no se trata de mexicano alguno, es el ya desaparecido rejoneador español don Ángel Peralta.

Floreando la reata.

El niño es Javier Escalante Tristán quien al paso de los años fue un excelente subalterno, hoy en día, ya sin el compromiso de vestir el terno de plata o pasamanería, se cataloga como uno de los mejores cocineros de paella en su natal Monterrey.

Ahora cocina sabrosas paellas.

Lo chusco también tiene su apartado taurino que deja buenos dividendos, diversión sana que debe de enganchar a nuevos aficionados. ¡En la guerra y en el amor,…!   

Todo se vale.