14 febrero, 2021

Y SI LLEGO VICENTE RUIZ “EL SORO”

En la temporada de novilladas del año 2012, se anunció para el domingo 25 de marzo el cartel conformado por los novilleros Alberto Valente, Martín Campanario y Efrén Rosales, quienes lidiaron novillos de La Cardona.

Grata sorpresa fue ver en callejón de la Plaza San Marcos al Matador de Toros Vicente Ruíz “El Soro”, quien para esas fechas fungía como apoderado del novillero español Martín Campanario.

Aún recuerdo cuando me acerqué a hacerle la invitación para que nos acompañaran, después de la novillada, al programa de audio que hacíamos en un cercano restaurante. El novillero al que venia aconsejando no había estado bien esa tarde, así que abiertamente me lo dijo, “el muchacho no irá, no se le han dado las cosas, pero yo, ahí estaré”.

Al regresar al restaurante se dio la siguiente conversación entre mi papá, Pedro Julio Jiménez Villaseñor y quien esto escribe:

  • ¡A quién invitaste al programa?

A pesar de que veía muy remota la posibilidad de que asistiera le dije:

  • A “El Soro”
  • ¿A cuál Soro?
  • Vicente Ruiz “El Soro”

El tiempo apremiaba y había que preparar el equipo con el que transmitíamos. Encender la computadora, la mezcladora de audio, probar los micrófonos y todo lo que permitía hacer dichas transmisiones.

De pronto, aplausos, la gente ya lo había reconocido, cumpliendo su palabra llegó acompañado de Hernando Limón y Pablo Labastida.

La entrevista fue por demás amena, entretenida, con su dosis de tragedia. Nos compartió su filosofía de vida, el dolor de tener que retirarse al ver que producto de las más de 50 cornadas, sus facultades físicas habían venido a menos, la ilusión de rehabilitarse y someterse a varias cirugías con el único de fin de volver a vestirse de luces y de primera mano nos contó lo que vivó como alternante la tarde que perdió la vida Francisco Rivera “Paquirri” y luego lo que vivió acompañando a su amigo José Cubero “El Yiyo” la tarde que también perdió la vida en una plaza de toros.

Afortunadamente la entrevista fue grabada, a continuación, el audio.

De las muchas anécdotas vividas al lado de mi papá, la que aquí comparto es una de las que mejores recuerdos guardo.

Los siguientes links son la crónica de Sergio Martín del Campo de la novillada citada y el segundo lo que mi papá escribió de dicha entrevista.