HOY HACE 70 AÑOS
Se vive tarde triunfal en el coso de Insurgentes

Los carteles anunciaban para el 11 de marzo de 1951 a Luis Procuna “El berrendito de San Juan, Paquito Muñoz y Jesús Córdoba con seis toros de Zotoluca. El escenario sería el ruedo de la enorme plaza de la “Ciudad de los Deportes”.

Los carteles anunciaban para el 11 de marzo de 1951 a Luis Procuna “El berrendito de San Juan, Paquito Muñoz y Jesús Córdoba con seis toros de Zotoluca. El escenario sería el ruedo de la enorme plaza de la “Ciudad de los Deportes”.

Se trataba de la séptima corrida de la campaña y el patrón de Zotoluca muy bien seleccionó su partida de reses para mantener en alto relieve la categoría de su vacada. Era una fiesta mexicana variada en estilos, modos, encastes, competencia y de amplia oferta para la clientela.

Procuna, todo personalidad, el de las “espantadas”, el de las “sanjuaneras”, el de los “clavados” al callejón, el de “Torero” de Carlos Velo –considerada la mejor película taurina que hasta hoy se ha realizado-, tuvo diamantina actuación.

El segundo de su lote, cuarto de la función, salió al anillo con el nombre de “Cebollero”; bravo y noble fue, virtudes que por supuesto no desairó el coletudo de San Juan de Letrán. Desdobló sus telas, según crónicas de los revisteros de entonces, y practicó su tauromaquia bien marcada y de formidable sello. Una vez concluida la obra el rabo del adversario fue a parar a la diestra del de seda y oro mientras a los restos de aquel se les rindió la pleitesía del arrastre lento.

Paquito Muñoz había ratificado su alternativa madrileña en el viejo pozo de las ladrilleras apenas un domingo antes. Los toros, aquella vez, de Coaxamalucan, resultaron complejos y nada pudieron hacer de interés los alternantes –Antonio Velázquez que apadrinó al ibérico y Manuel Capetillo que hizo de testigo-.

Recuerdos bonitos dejó en México el del Paracuellos del Jarama, Madrid, un torero de buen cartel –alternó con la mayoría de las figuras de su época, Manolete incluido- y que profundamente lamentable terminó, por su cuenta, dando fin a su vida el 12 de noviembre de 1977 en Puente de Toledo en la capital española.

Procuna, la personalidad hecha torero. Protagonista el 11 de marzo de 1951 en la plaza que él mismo había estrenado el 5 de febrero de 1946.

La tarde en esta hoja recordada se había ido muy arriba. Le abrieron el portón al quinto, “Cirquero” de nombre, otro ejemplar que hizo lucir los colores de la dehesa zotoluqueña y ante el que Muñoz forjó un trasteo sencillamente soberbio el cual fue despostillado, lamentablemente, en el momento de la suerte suprema. Un juez, por otra parte, enterado, entendido y sensible ordenó también el arrastre lento para tan buen ungulado.

Pero el “mosquetero” más fino estaba en el cartel y fue también triunfador. Primero ofreció el aperitivo cortando una oreja a su primero, “Muñequito” y bajó el telón desorejando al sexto, un burel destacado de verdad por su casta, bravura, buen estilo y nobleza, por lo que fue premiado con la vuelta al ruedo a sus despojos.

Next Post

HOY HACE 42 AÑOS<br>Es alternativado “El Pana”

Hacía lo mismo, pero no lo hacía igual. Nunca tan perfectamente aplicada la oración cuando se lleve a tema Rodolfo Rodríguez González, el hombre cuyo más enconado enemigo fue “El Pana”.

Subscribe US Now