HOY HACE 93 AÑOS
“Armillita” adquiere su segunda alternativa

En aquellos años era común que las alternativas de los coletudos aztecas adquiridas en su país no fueran reconocidas en la Península Ibérica. Soberbia insulsa que prevalece hoy con distinta fisonomía.

El maestro de maestros, precoz tremendo para los asuntos de tauromaquia práctica, se había titulado el 23 de octubre de 1927 contando con 16 años de edad. El primero de la función fue anunciado en el cartón como “Maromero” y se lo cedió Antonio Posada mientras atestiguaba el acto Pepe Ortíz, uno de los capotes más creativos y vistosos que ha tenido la historia toda del toreo. De este modo Fermín el sabio se convirtió, hasta ese momento, en el torero más joven que haya arrojado la madre tauromaquia mexicana y se contó, igualmente, entre los más jóvenes de la historia mundial de la fiesta.

En aquellos años era común que las alternativas de los coletudos aztecas adquiridas en su país no fueran reconocidas en la Península Ibérica. Soberbia insulsa que prevalece hoy con distinta fisonomía.

El maestro de maestros, precoz tremendo para los asuntos de tauromaquia práctica, se había titulado el 23 de octubre de 1927 contando con 16 años de edad. El primero de la función fue anunciado en el cartón como “Maromero” y se lo cedió Antonio Posada mientras atestiguaba el acto Pepe Ortíz, uno de los capotes más creativos y vistosos que ha tenido la historia toda del toreo. De este modo Fermín el sabio se convirtió, hasta ese momento, en el torero más joven que haya arrojado la madre tauromaquia mexicana y se contó, igualmente, entre los más jóvenes de la historia mundial de la fiesta.

Al año siguiente pisa suelo peninsular y para el 25 de marzo se le firma el contrato para que adquiera una nueva borla. Ahora se la otorgaría su hermano Juan mientras observaría el protocolo Vicente Barrera. El sitio, la Monumental plaza de Barcelona que tan bien le caería en su dilatada y nutrida carrera. “Bailador” se llamó el toro del acto. Comenzaba así un meteórico ascenso que tantos dolores de cabeza provocaría a los profesionales españoles, especialmente a Marcial Lalanda.

Para el 10 de mayo del año citado va a Madrid y ratifica su investidura. “Gaditano”, primer toro de la función, le es cedido por Manuel Jiménez “Chicuelo ante la persona de Francisco Vega de los Reyes “Gitanillo de Triana”.

El 5 de julio de 1932 comparece en el coso madrileño y cuaja una faena portentosa con la zurda, su mano fuerte, a “Centello”, toro quemado con el hierro de Aleas. A pesar de haber pinchado hasta en siete ocasiones el público, asombrado por su tremenda facilidad para hacer el toreo, le aclama al grado de que le tuvo que conceder el juez una oreja.

Fermín Espinosa Saucedo “Armillita”, El todo poderoso.

El 26 de julio de 1934 en la plaza de Barcelona se da una tarde considerada como histórica. Tarde clave. Partieron plaza Juan Belmonte, Marcial Lalanda y “Armillita” para despachar toros de Vicente Martínez. “El Pasmo de Triana”, en la recta postrera de su carrera, cortó las patas a uno de sus adversarios entre que Lalanda hacía lo propio. Pero salió al anillo “Clavelito” y con él explotó el mexicano toda su capacidad torera inconmensurable y paseó las orejas, el rabo, las patas y las criadillas de tan excelente burel. Esto, y otros “detalles”, generó un descontento monumental entre la torería ibérica y Lalanda se encargó de potencializarla. Vino luego lo que el trianero bautizó como “El Boicot del Miedo”, es decir, el rompimiento de las relaciones taurinas entre México y España. No pudiendo con él en los redondeles, hicieron chapuzas indignas en las oficinas.

Entonces varios diestros aztecas que estaban en España se regresaron a su patria, “Armillita” por delante, en un sonoro ritmo de triunfo. Aunque parezca contradictorio.

El saltillense, tratándose de México, obtuvo la “Oreja de Oro”, cuando ésta sí valía, en 1928, 1932 y 1937.

El 26 de diciembre de 1936 protagonizó otra tarde diamantina en El Toreo de la Condesa al realizar a “Pardito” un trasteo formidable e irrepetible por el cual empuñó las orejas, el rabo y hasta la pata del antagonista, amén de que guardó otras cuatro orejas y dos rabos de “Cantarito” y “Garboso”, bovinos criados en la dehesa zacatecana de San Mateo.

El poderío y la facilidad para desarrollar el toreo durante los tres tercios fueron distintivos de su persona.

Siempre me he imaginado que hasta si dos toros le hubieran soltado en un ruedo al mismo tiempo, con los dos habría podido…

“Armillita”, una de las más grandes figuras del toreo mundial.

Next Post

LOS TOROS SALEN DEL COMA Y DESAFÍAN A LA PANDEMIA EN LA MAESTRANZA DE SEVILLA<br>El decidido paso al frente de Ramón Valencia es un soplo de aire fresco para la fiesta

El pasado viernes se hizo la luz en la plaza de la Maestranza de Sevilla: el empresario Ramón Valencia presentó los carteles de la temporada, once corridas de toros, un espectáculo de rejoneo y dos novilladas, catorce festejos como catorce soles que vienen a iluminar la profunda oscuridad en que se debate la fiesta de los toros desde marzo del año pasado.

Bien por la empresa Pagés. Muy bien.

Exteriores de la plaza de toros de la Real Maestranza de Sevilla. MARÍA JOSÉ LÓPEZ EUROPA PRESS

Subscribe US Now