17 septiembre, 2021

Javier Vellón/La Puntilla Castellón

EL MODELO SE BILBAO.

Las Corridas Generales de Bilbao, el Aste Nagusia, es una de las referencias de la temporada para los aficionados, también para los castellonenses, que acuden –acudimos- en número considerable a la plaza de Vista Alegre.

Pero Bilbao es también un modelo organizativo que debería ser tenido en cuenta en el resto del Estado, y no hablo de Francia porque en el país vecino se siguen los usos de la Junta Administrativa de la capital vizcaína desde hace tiempo.

JULIO APARICIO, FINAL DE TRAYECTO.

El pasado 29 de mayo Julio Aparicio, en su segunda comparecencia isidril, se cortó la coleta. Puso fin así a una trayectoria que, en su última época, solo se mantenía por el prestigio del pasado, pues el diestro no estaba ya para salir.

De todos los toreros de arte, Aparicio ha sido el más vinculado con la provincia de Castellón, desde que el 14 de agosto de 1988 debutó en Vinarós junto a Enrique Ponce y el ‘Niño de la Taurina’. Fue su única comparecencia como novillero, pues el 24 de junio de 1990 volvió al coso marinero, ya como matador, junto a Emilio Muñoz y Cepeda. Su faena al 6º, de la Quinta, fue una de las más arrebatadas que realizó en estas tierras, y fue premiada con las dos orejas.