15 junio, 2021

Rafael Duyos

A PEPE LUÍS VÁZQUEZ.

El entorna así los ojos
y está un segundo muy quieto,
en una mano el capote,
la otra en el burladero
y la vista en los toriles
donde asoma el toro negro…
El entorna así los ojos
y dice: “¡Déjalo, déjalo,
que el toro ya vendrá solo!”
y el toro que aún está lejos
escucha esa voz y la
quiere prender en los cuernos.