12 mayo, 2019

Sergio Martín del Campo Rodríguez

DESILUSIONANTE ENCIERRO PIEDRENEGRINO

Con un cuadro dramático comenzó la última corrida del serial sanmarqueño.

“El Sabio de Saltillo” sentenció: “Al toro no se le debe perder la cara ni cuando lo van arrastrando las mulillas”. Lamentablemente el primer toro del encierro, apenas aparecido en el redondel, amenazó con visitar el callejón; su primer intento quedó frustrado, sin embargo, siguió poderosamente su ruta y prácticamente “voló” en dirección del contraburladero de los médicos; a un lado de éste, estaba el fotógrafo Armando Landín Miranda

AL CRISTALERO DE ANGELINO DE ARRIAGA LA “OREJA DE ORO”

El entramado taurino mexicano, poderoso, caprichoso, soberbio y absurdo, no se anda con rodeos ni se mide a la hora de pagar emolumentos bastante crecidos a los extranjeros que figuran, en lugar de hacer lo necesario para producir matadores nacionales competentes, teniendo materia para ello. Se prefiere anunciar toreros españoles mediocres que dar oportunidad cabal a varios mexicanos que han luchado como guerreros en cuanto ruedo se han apersonado y que han demostrado recia torería.

INTENSA TARDE CON OREJAS PARA LOS TRES ACTORES

Decima de Feria sanmarqueña.
La comunidad taurina, en la que se incluyen los llamados profesionales y comunicadores, manifiesta un revoltijo filosófico y un destanteo en los conceptos generales de la fiesta.

No tenemos la preparación como para distinguir el genio de la bravura, características que están divididas por una delgada raya casi invisible.

INGRATO ENCIERRO DE XAJAY

México es un país en donde las desigualdades han declarado y asentado la sede de su imperio desde hace mucho tiempo.

“La ciudad de México es una maraña de contrasentidos”, escribió Erich Von Daniken (Suiza, 1935); yo agregaría, no solo lo que queda de la antigua capital azteca, sino todo lo que aún llamamos patria.

UNA OREJA PARA DIEGO SÁNCHEZ

FOTOGRAFIAS POR: PEDRO JULIO JIMENEZ LOPEZ
Ese fue el raquítico saldo de la séptima corrida de feria en el coso Monumental de Aguascalientes, que en sus peldaños recibió apenas un poco más del cuarto de su amplio aforo.

Función complicada y en algo alrevesada con tres jóvenes toreros de modesta experiencia que, al contrario de las abusivas y comodinas figuras, tuvieron que dar el rostro a un encierro con edad y trapío, compuesto por seis bureles de otras tantas dehesas aguascalentenses y su región.

FERRERA Y VALADEZ, EN VOLANDAS

FOTOGRAFIAS POR: PEDRO JULIO JIMENEZ LOPEZ
Media entrada se vio en los escaños del inmueble taurómaco de la Expo-Plaza de Aguascalientes a cuyo ruedo salieron astados de dos ganaderías: Los Encinos, Montecristo (primero) y Cieneguilla (fracción de Montecristo que hizo quinto), formando una partida terciada y variada de tipo.

MORANTE ARTISTA, JOSELITO ENGALLADO

FOTOGRAFIAS POR: PEDRO JULIO JIMENEZ LOPEZ
El señor Teófilo Gómez (+) fue un recio enemigo del toro bravo, y esta forma absurda y dañina de entender la crianza de semejante animal se las heredó a sus vástagos, quienes siguen al pie de la letra y religiosamente lo legado por aquel.

Ayer tarde, para vaciar al molde de la realidad la cuarta corrida de toros, se desembarcaron seis ungulados, justo, de los Herederos de Teófilo Gómez.

SALDÍVAR TRAMITA Y LOGRA EL “TRIUNFO FÁCIL” CON EL SENSACIONAL “AMOR INFINITO”

FOTOGRAFIAS POR: PEDRO JULIO JIMENEZ LOPEZ
Parece que el espectáculo taurino nacional gira monótonamente alrededor de los intereses de un poderoso y egoísta núcleo.

La tarde de este viernes en la Monumental de Alberto Bailleres, se ofreció la tercera corrida de la feria sanmarqueña. Casi tres cuartos de entrada registraron en su graderío el inmueble, y ese público que lo provocó, por nada sale desencantado.

DESGRACIADO ENCIERRO DE SAN ISIDRO

FOTOGRAFIAS POR: PEDRO JULIO JIMENEZ LOPEZ
Los más poderosos detractores de la tradición taurina mexicana, que ya ronda el medio milenio, son los mismos que forman parte de su delicada vértebra.

Unos de los más grandes enemigos de la fiesta brava son los amos de la dehesa aguascalentense de San Isidro, de cuyos pastos remitieron a la Monumental de Alberto Bailleres, un encierro bien presentado, con varios toros de primorosa lámina, pero descastado de verdad todos. Aquello fue una tediosa peregrinación de bueyes.

TORERÍA DE GUTIÉRREZ RECONOCIDA CON DOS OREJAS

FOTOGRAFIAS POR: PEDRO JULIO JIMENEZ LOPEZ.
Esto ya es feria, y el coso San Marcos de Aguascalientes fue el escenario en el que se dio la novillada de triunfadores con un cartel que casi llenó el graderío del viejo edificio.

Los señores amos de Rosas Viejas, para dar curso a la función, desencajonaron un encierro de correcta presencia, uniforme tipo y cumplidor en la suerte de varas, donde los más pelearon al sentir los filos de las almendras.

ARREBATADA FAENA DE AGUILAR, PREMIADA CON ABSURDA OREJA

Se ofreció la sexta función menor ante un lleno en los escaños del viejo coso del barrio de San Marcos de Aguascalientes.

Para ello, los patrones de “Arellano Hermanos” desembarcaron, no seis novillos, sino seis toros de intachable presencia, con cuajo, trapío y bella lámina. Por estas características fenotípicas, cinco de ellos fueron recibidos con palmas de la parroquia cuando aparecieron en el anillo. En contrapartida, resultaron malos de verdad; sosos, peligrosos, resabiados e “indeseables”.

JUAN PEDRO HERRERA ALEGRÓ LA TARDE

Con un cielo despejado y una tarde apacible, se dio la cuarta novillada de la campaña ante más de media entrada en el edificio taurómaco del barrio de San Marcos de la capital de las aguas termales.

Se jugaron cinco novillos despachados por los patrones de Espíritu Santo y uno, el sexto, quemado con la efigie de Rosas Viejas.

Reses dispares en cuajo y tipo, siendo repelido por los aficionados el tercero, un bóvido esmirriado, flaco, de humilde presencia.

LA EXPRESIÓN DE PEDRO BILBAO

El edificio taurómaco del barrio de San Marcos en Aguascalientes, esta tarde por nada se registra una entrada de tres cuartos. El público mantiene su entusiasmo y deseos de disfrutar la tauromaquia práctica.

De los potreros del Garambullo, para dar entidad a la función, se embarcaron cinco novillos cómodos de testa, aunque de excelentes cajas que denotaron su edad correcta y sus buenas pilas en el comedero, pero calificados de malos y sosos algunos, y hasta broncos otros.

HÉCTOR GUTIÉRREZ PAGÓ EL BOLETO

El generoso, aguantador y pagador público provocó un lleno en los escaños del rancio edificio taurómaco del barrio de San Marcos en la capital de las aguas cálidas. Esto para ser testigo de la primera función menor del serial novilleril que hace de preámbulo a la serie abrileña.

Si el costo de los boletos fue incrementado al doble, fue por el debut en Aguascalientes de Guillermo Hermoso de Mendoza, al salir por el portón de cuadrillas para abandonar el sitio, al sumar cuentas dejó sus números en rojo

CORRIDA DE HOMBRES, CORRIDA SIN TRAMPAS

Orgullosamente se pregona. Así fue, una función sin chapuzas, sin patrones, sin ventajas ni decodificadores, de esos cartabones que las llamadas figuras -abusivas, soberbias e insulsas- imponen por su gusto.

Fueron no tres toreros, si no tres hombres los que partieron el anillo en el despeje de cuadrillas. Y seis toros, si, seis toros con las dos únicas características que demanda el pagador y aguantador público y demanda la fiesta: edad y trapío. Dos características, en las que se mezclan la ética y el honor de quien los cría, que son veneno letal para los sinvergüenzas peninsulares, sobre todo. Si… seis toros que atravesaron orgullosamente los portones de toriles.