1 enero, 2010

Carlos Crivell. sevillatoro.es

VUELVE JOSÉ TOMÁS.

Sevilla fue cosa de El Juli y Manzanares. Madrid se la llevaron Manzanares y Talavante. Las novedades del año se llaman Fandiño y David Mora. Pamplona ha sido una Feria descafeinada por la ausencia de algunas figuras. El más listo de la clase, El Juli, se presentó en dos corridas y se ha llevado el dinero y las orejas. Así las cosas, parece como si la temporada estuviera detenida. Manzanares lleva más de un mes ausente. Talavante da la cara sin acabar de dar el golpe definitivo.
Morante no está y algunos ya casi ni le esperan este año. Castella avanza a ratos y Perera lucha por volver a ser el de hace tres años.

LA MUERTE ANUNCIADA DE LA FERIA DEL TORO

Se ha confirmado que no habrá Feria del Toro en Sevilla. En principio es una mala noticia. Ahora más que nunca era necesaria una demostración de las virtudes del toro como animal único. Sería un escenario de reivindicación de una Fiesta viva y pujante. Su muerte es la demostración de que ni los mismos interesados tienen interés en salvar un evento de tal magnitud. Lo siento por mucha gente.

LAS INTRIGAS DEL PALCO DE SEVILLA

Los cuatro presidentes que subirán al palco en Sevilla tienen ya su nombramiento en la mano. Saben quiénes serán sus asesores y sus veterinarios. Les falta conocer la composición completa de los equipos. Como ya es sabido, Francisco Teja, Anabel Moreno, Julián Salguero y Fernando Fernández Figueroa presidirán las corridas de Sevilla.

LA CLASE Y EL SEÑORÍO DE RAMÓN VILA.

Ramón Vila ha anunciado su retirada como cirujano jefe de la enfermería de la Maestranza. Lo ha hecho con ese estilo señorial que siempre le ha acompañado. Sus palabras en la comida de la entrega los trofeos Vila Arenas, instituidos en memoria de su padre, fueron las de un hombre entero, seguro, agradecido y convencido de que siempre había cumplido con su deber en el puesto de máxima responsabilidad médica de la plaza de Sevilla.

VERDADES Y MENTIRAS SOBRE EL INDULTO.

Como es normal, el indulto de Sevilla ha provocado una oleada de opiniones. Las hay de todo tipo. Hablan hasta los que vieron el festejo por la televisión. Es más, me parece que opinan algunos que no la han visto ni en diferido. He opinado que me parece que el toro no fue perfecto, pero que tuvo una infinidad de virtudes. Entre los defectos, la salida rápida del primer puyazo y un amago de rajada, que no acabó como tal porque volvió a la muleta en cuanto Manzanares se la puso de nuevo, ya en los finales de la faena de muleta.

MADRID, UN PUEBLO MÁS DE ESPAÑA.

La Feria de San Isidro está resultando triunfal. A la plaza de Madrid no la conoce ni la madre que la parió. Se lidian toros terciados y se conceden orejas propias de plazas de segunda con reparos. Dicho sea desde un prisma estrictamente taurino. Lo que pasa en Madrid es lo mismo que pasa a otros niveles, ya sean taurinos o simplemente sociales. Hay una notable pérdida de valores en nuestra sociedad.

SE IMPONE UN GOLPE DE TIMÓN.

La temporada entra en su fase de festejos seguidos sin posibilidades de discernir lo que ocurre con seguridad. Cuando pase el puerto de Pamplona, este año con pocas figuras, el año seguirá su rutina inevitable. De lo que ha pasado hasta ahora hay algunas conclusiones muy claras. Dos toreros marcan el ritmo del año: Manzanares y El Juli. Son los triunfadores en la plaza sin el menor atisbo de dudas. Ha habido toreros que se han mejorado su cotización, aunque aún les falta la continuidad, como es el caso de Talavante, muy asentado en su concepto torero pero con mala espada.