21 septiembre, 2021

Carlos Velasco

LA RAZÓN DE PAQUIRRI…

Cuando el Marqués de Santa Coloma adquirió de Fernando Parladé, a principios del siglo pasado, una porción de la ganadería de la Viuda de Murube, inició una línea de bravo que hoy, parece caer de la gracia entre muchos de los que matan toros de lidia. A la sangre original de Ibarra, el noble criador decidió cruzarla con Saltillo, porque la consideró “demasiado suave” –según los relatos de la época-.

MAMI: ¡ME LA VOY A JUGAR LA VIDA!…

Serio como es, Joselito Adame llegó después de recorrer por la derecha casi todo el ruedo hasta el tendido del cuatro. Buscaba a una pareja, sus padres. El, de camisa blanca; ella de vestido rojo, como el color que portó con bordados en oro su hijo en la tarde de su confirmación de alternativa atestiguada por el propio Rey Juan Carlos a quien había brindado, por razón de protocolo, el primer toro que lidió como matador en Las Ventas del Espíritu Santo.

MEJORA, POR MUCHO, JOSELITO EN EL SEXTO…

Manso y con ganas de saltar es el que cierra plaza y que es para Adame, de grana y oro. “Guitarra” le han puesto de nombre, siguiendo la línea de Alcurrucén que es la de bautizarlos con el patronímico de la madre. A la suerte de varas, seis veces barbeó las imponentes tablas de Las Ventas, de color marrón, estribo blanco y canaleta en gris, haciendo incluso que se matador le persiguiera por medio ruedo cuando cruzó de un lado a otro sólo para poner el hocico arriba de la última madera, amenazando con buscar el callejón.

EL TURNO DE PERERA.

“Deseado”, es el tercero de Alcurrucén, con menos plaza que los antecesores. Es para Miguel Ángel Perera, de verde y oro, que ha logrado fijarlo en el capote con lances rematados con una media. Soso al salir de la primera vara

UN VESTIDO PAL`RECUERDO…

Malva y oro con faja y corbatín en verde. Así vestía Alejandro Talavante cuanto indultó, en el ruedo de la Monumental, al “Niño Bonito” de Begoña. Dueño del temple y la distancia, que no es erróneo decir que maduró en sus temporadas mexicanas, parecía jugar al marcarle, en cada muletazo, el derrotero que el propio matador quería que siguiera el astado cuando se inventaba su faena al son de “Pelea de Gallos”…

CUESTIÓN DE PAISANAJE…

Arturo Saldívar estuvo a punto, esta tarde, de imitar lo que hace 60 años hiciera otro hidrocálido por adopción: cortar la oreja al toro de su presentación como matador de toros –ceremonia de confirmación de por medio- en las Ventas del Espíritu Santo y, concretamente, en el justo día del Santo Isidro a quien se dedica la feria de mayo.

UN HOMENAJE A JUAN PEDRO…

Recién el pasado 18 de abril murió en un lamentable accidente automovilístico, a la altura de la localidad de Higuera de la Sierra, el ganadero Juan Pedro Domecq, cuando regresaba a su finca de Sevilla.
La realización de tres ceremonias fúnebres, todas ellas a “plaza llena”, dan puntual muestra del afecto y cariño que logró sembrar a lo largo de su vida. Antes de partir, Domecq pensaba ya dejar en manos de su hijo los asuntos de la dehesa. El relevo se dio de manera intempestiva. Ayer, el heredero honró la memoria de su padre al ocupar la zona de ganaderos en Las Ventas y, como último homenaje, ver salir por toriles seis astados que lucieron, en señal de duelo, la moña en color negro.