DESDE BARCELONA. RAFAEL LOPEZ, EL TRABAJO BIEN HECHO A CABALLO

Rafael López es picador y se siente torero porque lo es, es torero a caballo. A las órdenes del matador Sánchez Vara, ha cosechado innumerables premios por toda la geografía española, tanto como en la francesa y americana. Es nieto, hijo y sobrino de extraordinarios toreros. Pocos aficionados saben que la labor en el ruedo de los del castoreño es muy importante para la lidia del toro, reconocida era esa labor durante el siglo XIX por eso ellos, junto con los matadores, tienen el privilegio de vestirse de oro. A.G.- Rafael, ¿tuviste buenos maestros en la familia?. R.L.- Pues imagínate , desde que tuve uso de razón he estado rodeado de toreros, viajando a donde toreaba mi padre y siempre pendiente de escuchar las charlas de tauromaquia , la anécdotas y una infinidad de temas, más que nada me crearon una gran afición A.G.- Eres peruano de nacimiento, ¿qué hizo que te decidieses a continuar tu carrera profesional en España? R.L.- Así es, nací en Lima de padre peruano y madre española, o sea hispano-peruano. Creo que fue la gran afición que tengo, pues gracias a ella he superado muchos escollos y barreras que tuve a lo largo de mi carrera en España, y la verdad es que esa afición hizo que no desfalleciera, pues a mi me toco hacerme picador en las plazas, pues la experiencia que traía de Perú era muy diferente, a la realidad del toro en España. A.G.-¿Cuando te diste cuenta que te querías dedicar al toro? R.L.- De toda la vida, lo que pasa es que para ser torero a pie tenia dos problemas, uno era que mi constitución física era muy fuerte, y el mayor era mi poco valor, aunque he toreado alguna que otra becerra. A.G.- Has toreado en las principales plazas “grandes” del mundo, ¿se siente más presión que en otras de provincias?. R.L.- Es diferente la responsabilidad, como es lógico la presión es muy fuerte pero me gusta, yo me vengo arriba y que quieres que te diga, esa plaza llena y todos mirándote a ver como lo haces y cuando haces las cosas bien y te ovacionan, es muy reconfortante y te dices, merece la pena el sacrificio. Después están las de menos nivel pero en donde hay que estar bien, ya no solo por ti mismo sino por hacer bien tu trabajo para beneficio de tu torero. A.G.- Por la forma de embestir un toro al caballo, ¿se puede adivinar cual será su comportamiento en la muleta? R.L.- Mira es muy difícil poder adivinar como llegara un toro a la muleta, tu sabes que son muy cambiantes, lo que si te puedo decir es que al toro lo ves de salida y dependiendo la fuerza y violencia que se le ve, se le aplica el castigo que mande el matador, lo que si te puedo decir que el toro se define mucho en el caballo, su forma de pelear, si empuja de bravo o arrea de manso. A.G.- ¿Hay que ser buen jinete para ser buen picador? R.L.- Siempre se ha dicho que la mano que pica es la izquierda, pero si es fundamental ser un buen jinete, pero se tienen también que dar las circunstancias normales para hacer bien el trabajo, me refiero a que el caballo sea bueno y experimentado. A.G.- Defínenos que es para ti “una buena puya”. R.L.- Un buen puyazo, es toda aquel que una vez ejecutado, el toro quede picado, luego están los que te permiten el lucimiento y hacerlo bonito, esos son los menos. A.G.- ¿Por qué crees que para algunos aficionados, los picadores sois “los malos de la película”? R.L.- Son muchos los aficionados que ignoran para que sirve la suerte, pero hay otros muchos que cuando ven las cosas bien hechas te aplauden, la culpa cuando un toro se cae no es del caballo o de la puya, creo que eso lo tienen que ver en las ganaderías, ya que el problema radica allí. A.G.- ¿Es verdad que todos los componentes de una cuadrilla acabáis considerándoos como una gran familia? R.L.- La verdad que es así, son muchas las horas que pasamos juntos, los viajes de muchos miles de kilómetros y la convivencia hace que desde el ayuda hasta el apoderado seamos una familia, es muy bonito, es algo especial. A.G.- Dinos una tarde que recuerdes como algo especial en tu vida profesional. R.L.- Son muchas, pero creo que las que más llevo en mi, son mi debut en Sevilla y en Madrid gracias a Dios muy bien en las dos. A.G.- ¿Cuál es tu color preferido para las chaquetillas? R.L.- En especial nazareno, tabaco, grana y negro todas en oro. A.G.- Casi todos los taurinos escuchan flamenco, ¿es este tu caso o prefieres otro tipo de música? R.L.- De toda la vida el flamenco y la música española en conjunto. A.G.- ¿Cómo pasa Rafael el día cuando no torea? R.L.- Pues mí día a día, salgo temprano a la “Casa de Campo”, de 9 a 10 monto mi palo y practico picado árboles, de 10 a 12.30 me doy la vuelta andando por el campo, por la tarde lo dedico a mi familia. A.G.- ¿Cómo lleva la familia estar tanto tiempo sin ti, sobretodo en plena temporada? R.L.-A estas alturas ya están acostumbrados, lo que si hago es llamar a casa tan pronto termino de actuar, pero ya me tienen todo el invierno para ellos. A.G.- ¿Cuáles son tus deseos a cumplir? R.L.- Creo que ya los tengo cumplidos, ser reconocido por todos los profesionales del toro, y tan solo seguir y mantener un buen nivel. A.G.- Unas palabras para los ínternautas taurinos que te lean. R.L.- Pues nada solo decirles a los que siguen la fiesta, que la defiendan y que es lo más bonito que hay en el mundo, que detrás de esos toreros que ven vestidos de luces hay muchos sacrificios y privaciones. A.G.- Gracias Rafael por tus interesantes respuestas a esta entrevista. Que sepas que si de todos es sabido que eres un excepcional picador, como persona aún eres mejor, los que te conocemos podemos dar fe de ello. ¡Suerte torero… y al toro!.

Author: Alicia Guillem. Correponsal en Barcelona

Deja un comentario