EN LA CUNA HISTÓRICA DE LOS VERAGUA ANDALUCES

María Teresa Morenés es una mujer afable y llena de gratitud, guardiana del tesoro de su marido fallecido trágicamente y de sus antecesores que en la actualidad lleva la explotación ganadera en la finca “Lo Álvaro” en la localidad sevillana de Castillo de las Guardas, en el mismo corazón de la sierra de Aracena. Allí los toros tienen sus cuidados e incluso se acogen a la sombra artificial de unos sotechados instalados en las pesebreras a una altura justa para conseguir que el animal disponga cuando los duros calores aprietan, e incluso unos artilugios de cepillado artificial y rascado con ducha incluido, dando sentido a la veneración y dedicación que se tiene en esta casa ganadera al ganado de lidia.

Hace unas horas fuimos recibidos los componentes de la Federación taurina de Valladolid y la Peña Jorge Manrique de Medina de Rioseco en la acogedora casa, en donde no falta el museo con piezas de primer orden relacionadas siempre con los toros y la familia que esta explotación ganadera llevó a cabo en una promoción comercial singularísima, al relacionar los vinos generosos andaluces de Domecq con la ganadería de toros que han dado fama y renombre universal a esta tierra de Andalucía, una vasta y calurosa región donde la gente vive el día a día. Allí está la pieza de inauguración de la plaza de Salamanca, el bastón de plata, la cabeza del Veragua ganador, óleos, carpetas de cuero con las anotaciones antiguas y cartelería singular de la Reina de España… en una mezcolanza ordenada que llena totalmente todos los rincones de la estancia.

María Morenés, esposa de Juan Pedro Domecq, hizo los honores a la nutrida concurrencia explicando a la sombra de unos naranjos frescos y olorosos, con el rumor del agua de una fuente y oyéndose de vez en cuando los reburdeos, mugidos y pitos de los toros, explicando brevemente el origen y la razón de esta ganadería que recogió la en otro tiempo formidable del Duque de Veragua y hoy, tras los estudios, análisis, cruces y aspectos científicos relacionados con el mundo taurino, se han convertido en la denominada de Juan Pedro Domecq y toros de Parladé, los dos hierros legendarios con los que esta casa lidia en la actualidad. También conocimos la aplicación informática creada para ver el origen, la procedencia de las reses, que el mismo Juan Pedro regaló a la Unión de ganaderos para su utilización y uso.veragua María Morenés que preparaba ya trajes y aderezos de vestidos para acudir a la feria del Rocío a rendir pleitesía a la popular Virgen de los andaluces, enseñó el Santuario y habló con el cariño de una madre al trabajo que se da en esta ganadería. Tanto el mayoral de la casa, Manuel, como Antonio y personal que llevó a la concurrencia en el recorrido por los cuarteles ganaderos a ver los toros de Nimes, Madrid y otras localidades que pacían en las laderas y en sus cercados habituales estuvieron atentos en todo momento para responder a las preguntas de los interesados visitantes.

Como se recordará María Teresa Morenés recogió el Premio al mejor toro de la feria de Valladolid en el Ayuntamiento castellano el día de San Pedro Regalado y agradeció con el verbo sentido, emocional y didáctico con que se caracteriza la labor ganadera, haciendo una loa y un canto a la grandeza de la fiesta de toros, exaltando la misma.

María Morenés, ganadera propietaria de Juan Pedro Domecq, es ahora una de las señoras más distinguidas por su aportación a la fiesta de toros. Su orgullo ganadero y afecto nos dejó a todos impresionados en una mañana brillante y excepcional allá junto a unos toros bonitos de espectaculares hechuras que corren cada dos días por el corredero, entrenándose como atletas para luchar en la plaza.

Author: Jesús López Garañeda/Director Federación Taurina de Valladolid

Deja un comentario