PLAZA DE TOROS DE BÉJAR “LA ANCIANITA”

En el año de 1667, por primer a vez, se dio un festejo taurino en una plaza enrejada de madera, construida por los bejaranos en el Monte de El Castañar. Anteriormente los festejos taurinos se daban en la Plaza Mayor. En el verano de 1707, por segunda vez y también en plaza enrejada de madera, construida por orden del Duque D. Juan Manuel, se dio otro festejo con motivo del nacimiento del Príncipe de Asturias, que luego reinó con el nombre de Luis I. El beneficio económico que de los festejos se obtenía se destinaba a la terminación de las obra s del Santuario de la Virgen del Castañar y el buen éxito que estos festejos tuvieron indujeron al duque a ordenar que la plaza de madera fuera sustituida por un coso taurino de obra de fábrica permanente y de granito, que se levantó en este mismo lugar y que es la que existe actualmente. Fue inaugurada el 12 de setiembre de 1711, día de la celebración, entonces, de la Patrona de Béjar, Virgen del Castañar. Por tanto, es la plaza de toros más antigua de cuantas existen en España y por ende, en el mundo. Apodada cariñosamente con el nombre de “La Ancianita”, las actas de la Cofradía de la Virgen del Castañar evidencian documentalmente la fecha de su inauguración.

Construida de mampostería en seco mantiene el perímetro y superficie inicial, incluido chiqueros. Los tendido s llamados de La Pedriza y de La Virgen fueron construidos en 1713. El edificio principal tiene tres plantas; en la planta baja se ubican las taquillas, capilla y patio de cuadrillas; en la primer a se ubica el llamado palco bajo y en la segunda el palco presidencial.

La plaza de Toros de Béjar tiene una característica muy original y es que el patio de cuadrillas está debajo del palco presidencial y no diametralmente opuesto, como ocurre en otras plazas. Antaño había costumbre de que los toreros actuantes portaran en andas a la Virgen del Castañar desde su santuario hasta la misma la plaza para que presidiera el festejo. La posicionaban en el llamado “Tendido de la Virgen”, en una meseta triangular que todavía se conserva en su estado original. Los toreros iniciaban el paseíllo en el patio de cuadrillas, se dirigían primero a cumplimentar a la Virgen y después retrocedían a cumplimentar a la presidencia, lo que justifica la disposición de las dependencias antes citadas. Esta costumbre se perdió hace muchos años pero el pasado 2011, con motivo de la celebración del “III Centenario de la Plaza”, se recuperó. La Asociación Amigos de la Plaza de Toros donó una nueva Imagen tallada en madera por el artista Fernando Montosa, comúnmente llamad a “Virgen de los Toreros”, que procesionan los diestros actuante s en los días de festejo par a que la patrona de Béjar los presida.

“La Ancianita”, a lo largo de su historia, ha sufrido varias restauraciones, la última en el año 1996. El 9 de agosto de este año se reinauguró con un a extraordinaria corrida de toros, en la que hicieron el paseíllo los maestros Emilio Muñoz, Joselito y José Ignacio Sánchez.

El propietario de la plaza es el Excmo. Ayuntamiento de Béjar, que la conserva en perfecto estado tiene un aforo de 4.200 localidades, y está declarada Bien de Interés Cultural.

La plaza de toros de Béjar tiene también una amplia historia artística. En ella han actuado diestros de todas las épocas: el matador de toros bejarano, Julián Casas El Salamanquino, (prime r matador de toros de la provincia de Salamanca), Curro Cuchares, Joselito, Fortuna, Granero, Sánchez Mejías, Domingo Ortega, S.M. El Viti, Bienvenida, Antoñete, Julio Robles, Capea, Cristina Sánchez, David Mora, López Chaves, Damián Castaño y otros muchos que harían la lista interminable.

Author: Pedro Julio Jiménez Villaseñor

Correo Electrónico: pedrojuliojmzv@hotmail.com