“NUNCA IMAGINE SER AMIGO DE UN PRESIDENTE DE ESTADOS UNIDOS”

POR RAZONES no taurinas hube de ir al hoy desaparecido Hospital Civil -el Hidalgo que ya estrenó nueva ubicación e instalaciones aquí en Aguascalientes- en meses pasados, concretamente a entregar una factura a uno de los doctos que en ese lugar prestan sus servicios, sus médicos conocimientos. Subía por una de las rampas y grande fue mi sorpresa al ver que en la camilla que alcance a rebasar llevaban a Fabián Ruiz, su rostro mostraba exagerada palidez, su voz era apenas audible pero sonriente como era su costumbre. Me permitieron ir a su lado hasta llegar a la cama que le fue asignada. De salida una de las enfermeras menciono lo aterrador… ¡Cáncer!


Fabián con su hijo del mimo nombre.

DESDE LUEGO que esa la sola palabra anuda la garganta.

INDEPENDIENTE A la larga amistad que siempre llevamos nos unía un suceso muy personal y emotivo. La empresa, don Guillermo Mota, daba la corrida de feria en Encarnación de Díaz, Jalisco, “La Chona”, era el dos de febrero de 1963, anunciados estaban el rejoneador potosino Gastón Santos, a pie el mano a mano de Joselito Torres y Gabriel Soto padre, con toros de Presillas, y ambos salimos como sobresalientes. Fecha en que su servidor se vistió de luces por última vez, desconociendo que era la primera ocasión que Fabián lo hacía.


Plaza “Monumental” de Tijuana el 27 de julio de 1969. El destino ya lo sabía.

MUY JOVEN Fabián, Noé, o “El Conejo”, que eran la misma persona, tocaba la guitarra, el rocanrol estaba en su apogeo y el adolescente no se sustraía de la moda, jamás imaginó que la locura del toreo le rondaba, poco a poco la oculta tendencia lo encaminó al coso San Marcos y como se dice… ¡De ahí pal real!

YA INFECTADO de lo taurino viajaba constantemente a la vecina Zacatecas donde fue arropado de buena gana, puebleó y visito ganaderías al por mayor, estando en ese estado el destino lo acercó a Fernando Elizondo “El General”, y a Rafael Báez quienes ya habían contactado con el novel regiomontano Eloy Cavazos a quien se le unió y separadamente sumaron una muy buena cantidad de novilladas. Ya alternativado el de Monterrey -28 de agosto de 1966- los apoderados se enfocaron en la carrera del paisano hasta hacerlo matador de toros el 7 de julio de 1968 en Tijuana, Baja California, siendo su padrino Jaime Bravo y el testimonio del mismo Eloy.


El farol no se terminó.

FABIÁN TENIA valor y carisma, por lo mismo en la ciudad fronteriza descrita se hizo rápidamente un ídolo, llenaba el coso y no le cotó trabajo hacer buenas amistades, una de ellas de seguido le decía -escuetamente- que “su patrón” le quería conocer, nunca le dio el nombre. La tarde del 27 de julio de 1969 se daba una corrida de Reyes Huerta, uno de los astados fue bautizado como “Montañez” y en el sorteo le correspondió. “El Conejo” pasaba por un momento lleno de triunfos, iba confiado y al intentar pegar de rodillas un farol junto a tablas el de don Reyes se le venció, le cogió de manera dramática, de inmediato se vislumbró una herida grave y así fue, el pitón de “Montañez” penetró por el costado derecho llegando hasta el centro de su tórax. Obviamente los destrozos fueron atroces. La ciencia medica muy bien aprendida por el servicio de cargo en ese coso le salvó la vida milagrosamente.


Parece el forro de pelota de béisbol. Consecuencias del “home run” del toro
“Montañez”.

YA EN plena recuperación se le hacía una última evaluación en San Diego, California, misma que duraría tres días y fue cuando su amigo, el ya mencionado, le aviso que “su patrón” le invitaba a pasar una corta temporada en su rancho, que los doctores mexicanos lo autorizaban puesto que ahí estaría “muy bien atendido” y desde luego que acepto, el aire limpio del campo le haría muy bien a sus lastimados pulmones. Y según sus propias palabras…



Momento en el cual Fabián Ruiz es presentado con Richard M. Nixon, Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica en ese momento. Nótese como a la espalda del torero y al fondo de la foto esta la seguridad del mandatario.  

“POCO FALTÓ para infartarme al conocer a mi generoso nuevo amigo, se trataba de Mr. Richard M. Nixon, el mandamás norteamericano en funciones que me dispenso su amistad y conviví con él una semana, bastante me sirvió el saber hablar inglés”.

Y NO solo es el torero-amigo de un presidente, tiene algo más. El toro “Candilejo”, de La Punta, con un peso de 736 kilos, repito, 736 kilos, fue lidiado por él la tarde del 5 de mayo de 1972, le cortó un apéndice.


Siempre protegido por don Fermín, es avisado que la corrida con “Candilejo”, la lidia al lado de Joaquín Bernadó y Jesús Solórzano.  

A LOS pocos días de verlo en el hospital dejó de existir -el 13 de diciembre del año 2017-se fue sin poder hacer matador de toros a su hijo del mimo nombre. En su funeral saludé a su hermano José María Napoleón, el cantautor que se hizo matador de toros el 14 de septiembre de 1986 en San Miguel de Allende de manos de Fermín Espinosa y Guillermo Capetillo, con 6 del desaparecido don Mariano Ramírez.


Naturales en la faena.

De costado.

736 kilos de carne y Fabián pasa a la historia. 

LAS GRAFICAS que ven fueron proporcionadas por el mismo Fabián. Ellas hablan por si solas… Nos Vemos.

Author: Pedro Julio Jiménez Villaseñor

Correo Electrónico: pedrojuliojmzv@hotmail.com