ARRASTRE LENTO

EL ARTE DEL TOREO EN AGUASCALIENTES

TIENE LA SECRETA MISIÓN DE HACERSE SENTIR CON LA NATURALIDAD CON LA QUE EL ROCIO HUMEDECE Y LA BRISA ACARICIA

AUNQUE A VECES POR SU INTENSIDAD RASGUE, HIERA, TANSFOMRE Y CONMOCIONE

(Don Enrique Rangel, me gusta el arte del toreo, y me gustaría tener sensibilidad para entender e interpretar papeles dentro del arte de la política, de momento tan solo entiendo que la frescura de su ideario político ame invita a creer el suyo es buena opción y que es válido apoyar su proyecto. Pero mejor déjeme intentar platicarle lo que siento sobre el arte del toreo. Saludos.)

Es un hecho que el toreo <espectáculo> es cosa ANTIGUA –envejecida- en Aguascalientes. Pero ¿cómo puede ser tal cosa si domingo a domingo en el coso San Marcos muestra un rostro tan jovial que, simulando sonreír, parece burlarse de los efectos de la longevidad que nada puede hacer para evitar el deterioro que trae consigo la vejez?

En un hecho que el toreo <espectáculo> es cosa ANTIGUA –envejecida- en Aguascalientes. Pero ¿cómo puede ser tal cosa si domingo a domingo en el coso San Marcos juvenil, animado y festivo se pone de pie contradiciendo a quienes afirman que en el féretro que le tienen preparado se levanta un momificado esqueleto cubierto de arrugados pellejos?

Es un hecho que el toreo <espectáculo> es cosa ANTIGUA –envejecida en Aguascalientes. Pero ¿cómo puede ser tal cosa si domingo a domingo en el coso san Marcos revitalizado, y vigoroso confirma q su oposición a las corrientes que suponen agotado el donaire gracioso que lo constituye e ilumina con el primor de las estrellas?

Cierto, el toreo es Aguascalientes es cosa ANTIGUA, pero no mermada de vitalidad: el toreo en Aguascalientes pese a su prolongada existencia aún sonríe con brillantísima lucidez y elegantes frescura, gracias vivas que al toreo en Aguascalientes le perpetúan sin el agotamiento que le debilite.

Mientras no sea borrado del mapa la tierra de “la gente buena” el toreo dejará en el corazón de sus moradores el inagotable sentimiento de eternidad.

Se entonces digna de alabanza la naturaleza de Aguascalientes, condición privilegiada que le permite gozar con los fragmentos del tiempo mágico del toreo, y sea entonces alabada la naturaleza del toreo, espasmos de locuaz prestidigitación, instantes efímeros que transforman el ánimo con la súbita fugacidad del arte en rayo de luz.

“Versatilidad e improvisación…

“Efectos que embriagan sin libar y hacen sentir sin conmocionar.

No es absurdo por tanto suponer que Aguascalientes le compró cuna al toreo… “Y en ella lo meció para que fuese comprendido por la razón, acariciado con la sensibilidad, y mimado por el sentimiento.

Avatar

Author: José Caro