BARCELONA… CURRO MONTES, PEPE OSUNA Y PACO CAMINO (ESTOS DOS ÚLTIMOS HACÍAN SU PRESENTACIÓN), CON RESES DE HIDALGO Y MARTIN

1959

CURRO Montes, Pepe Osuna y Paco Camino, los dos últimos, debutantes, se las entendieron con seis novillos de los señores Hidalgo y Martin, que dieran en conjunto mal juego, destacando el lidiado en quinto lugar y el tercero.  

Curro Montes dio comienzo a su actuación toreando muy bien con la capichuela, ganándose por dio una gran ovación. Quitó por gaoneras apretadas. Con la muleta realizó un emocionante trasteo, comenzado con ayudados y ligada con una serie muy torera con la derecha; pero aquí acabó el tero, y no hubo posible lucimiento. Con la espada no estuvo afortunado. Él cuarto, manso, cobarde y peligroso, en una de sus descompuestas arrancadas cogió al gran peón «Joaquinillo» y le dio dos escalofriantes volteretas. Montes estuvo muy animoso, y hasta tal punto intentó buscar el lucimiento, que en un ayudado le hirió el novillo. En condiciones de inferioridad y sangrando abundantemente, se negó a retirarse, y este gesto de pundonor hizo que sonaran los tres recados. No obstante, el público que había calado la dificultad del de Hidalgo y Martín, despidió con una ovación al torero cuando se retiraba a la enfermería.

Pepe Osuna

Pepe Osuna cumplió en su primero por lo que fué ovacionado, y cortó oreja del segundo, al que toreó muy bien con capote y muleta y mató de una gran estocada de efectos inmediatos. Fue la suya una faena porfiona y con detalles de buen arte. En quites estuvo también muy decidido, y seguramente formará en el cartel del próximo domingo. Al final le pasearon a hombros.

Paco Camino ha causado entre los aficionados la mejor impresión. Es joven, tiene buen tipo y conoce el toreo. Con el capote toreó de manera admirable y fué aclamado con calor, teniendo que saludar montera en mano.

Convenció el de Camas

Con la muleta realizó en su primero una bella faena, que hizo poner la música en marcha. Desde la iniciación al remate dé los pases la perfección y la gracia estuvieron presentes. Pincha en dos ocasiones, cobra media estocada y descabella a la cuarta; pero elrecuerdo de la superior faena ha sido tan grande, que le obligaron a dar la vuelta de honor. El que cerró plaza era un novillo que no se prestaba al lucimiento. El sevillano lo trasteó brevemente y lo pasaportó de tres envites, escuchando aplausos.

Firma: G. DE CORDOBA

Parte facultativo. -En la enfermería de la plaza facilitaron el siguiente parte; «El diestro Curro Montes durante la lidia del cuarto novillo, y en el último tercio, sufrió un puntazo en el escroto de pronóstico reservado.-

Doctor Olivé Millet

Author: Redacción