PAMPLONA ES UNA TÓMBOLA

Cayetano sale a hombros de la plaza de toros de Pamplona. (JON NAZCA REUTERS)

Cayetano cortó cuatro orejas, salió a hombros y se convirtió en el ídolo de la feria

Pamplona es una tómbola, tom, tom, tómbola; de luz y de color… ¡Tómbola

DEL CUVILLO/FERRERA, PERERA, CAYETANO

Toros de Núñez del Cuvillo, desiguales de presentación, cumplidores en varas, nobles y sosos; destacaron el tercero por su movilidad y el quinto y el sexto por su calidad. Este último fue premiado con la vuelta al ruedo.

Antonio Ferrera: tres pinchazos, estocada y tres descabellos (silencio); bajonazo (oreja).

Miguel Ángel Perera: feo bajonazo (silencio); pinchazo y casi entera perpendicular (oreja).

Cayetano: estocada (dos orejas); estocada (dos orejas). Salió a hombros.

Plaza de Pamplona. 12 de julio. Sexta corrida de San Fermín. Lleno.

Un brindis a la plaza (a los tendidos de sol le conmueven los brindis de los toreros), un muletazo de rodillas (si son varios, mejor), una labor aseada (no son necesarias la hondura ni la ligazón) y una estocada (no importa mucho la colocación) de efectos rápidos son el seguro para pasear dos orejas en esta plaza, convertida en un sonrojo permanente por su nula exigencia y por la actitud vergonzosa con la que la presidencia dirige el espectáculo.

La llamada Feria del Toro de Pamplona —en el sol y en la sombra— es un espectáculo festivo, gastronómico, colorista y bullanguero, en el que la tauromaquia pinta poco más allá de la presentación del toro.

Por esta única razón, Cayetano cortó las dos orejas al noble toro tercero, al que no toreó de capote a lo largo de la lidia y muleteó despegado en una labor aseada, con poco mando y escasos momentos brillantes.

La ovación de la tarde (¡qué curioso!) se la llevó en el brindis al público e, instantes después, enloqueció al sol con un molinete de rodillas; ya de pie, el asunto fue a menos y sobresalió la calidad del toro por encima del toreo superficial de su matador. Pero cobró una efectiva estocada y le tocaron las dos orejas en la gran tómbola sanferminera.

Mejor como torero, más variado y efectista, buen vendedor de su mercancía, estuvo ante el sexto, toro alegre y de buen son al que le concedieron el honor de la vuelta al ruedo. Lo recibió con una larga de rodillas en el tercio, airosas verónicas y un galleo por chicuelinas para llevarlo al caballo; brindó a Induráin, se sentó en el estribo y, a continuación, pases por alto de rodillas. Nobilísimo el animal, enrabietado y entregado el torero, derechazos mirando al tendido, molinetes y de pecho de rodillas, desplantes antes y después de tirar a la arena la muleta y el estoque simulado, y una buena estocada. Destacó mucho más la bisutería que el buen toreo y ese parecía el gran empeño de Cayetano, dispuesto a convertirse en el triunfador de la feria. Y lo consiguió con creces ante toros bonancibles, que le permitieron estar más pendiente de su teatro que de sus oponentes. La verdad es que formó una algarabía por todo lo alto.

En vista de lo cual, Perera, que había estado ventajista y mecánico con el encastado segundo, se hincó de rodillas en el inicio de faena al quinto para un arriesgado pase cambiado por la espalda y cuatro muletazos con la mano derecha en la misma posición. Aprovechó a su modo el codicioso y noble recorrido del animal y dibujó algunos pasajes largos por ambas manos, pero por debajo de la prontitud, fijeza y transmisión del toro. Pinchó -¡oh…!- y se cerró la puerta grande.

Tampoco se fue de vacío Ferrera, que sustituyó a Roca Rey en otra incomprensible decisión de la Casa de Misericordia, después de que tres toreros se habían quedado sin torear el lunes a causa de la lluvia y la ausencia de dos triunfadores de San Isidro, Paco Ureña y David de Miranda. Indescifrable, también, el motivo por el que Ferrera paseó una oreja tras un bajonazo al cuarto y una labor de torero técnico y frío; y muchos muletazos sueltos y ventajistas recetó al descastado primero.

Se notó, y de qué manera, que los toros de Núñez del Cuvillo están diseñados para los toreros con estrella. Ni un mal gesto, ni un tornillazo, ni una mirada con malas pulgas… Pase usted; no, por favor, faltaría más, usted primero. Con la de fatigas que pasan algunos y que otros se erijan en triunfadores con estos sucedáneos de toros bravos…

LA CORRIDA DEL SÁBADO

Toros de La Palmosilla para José Garrido, Luis David y Javier Marín.

Avatar

Author: Antonio Lorca/El País