El Cid ha tenido en Zaragoza la despedida que merece una de las más grandes figuras del toreo de las últimas décadas. El segundo toro de su lote le permitió sacar lo mejor de su tauromaquia y triunfar por todo lo alto después de cuajar una gran faena. Dos orejas le cortó al toro de García Jiménez, el último de una carrera ejemplar que ha concluido en cosos españoles.

Foto: Coso de la Misericordia

Con el toro de su adiós, El Cid se salió hasta el platillo toreando de capote. Brindó a toda su cuadrilla y pronto se puso a dar derechazos a un toro bueno y con transmisión. Faena emotiva llena de muletazos por ambos pitones que llegaron al público. Terminó con un desplante de rodillas. Mató de una estocada. Dos orejas como premio a toda una trayectoria con la plaza siempre a su favor. El toro, número 44, de nombre Derribado, negro, 578 kilos, nacido en 1/2015 y con el hierro de Hermanos García Jiménez, fue premiado con la vuelta al ruedo. Al final del festejo fue sacado a hombros. Entre quienes lo portaron, El Fandi que con López Simón completó el cartel.

Avatar

Author: Carlos Crivell. Director de sevillatoro.com