¿UN NORTEAMERICANO SE ENCERRÓ EN LA PLAZA MÉXICO?… ¿CIERTO O FALSO?

LA ILUSIÓN de todo novillero es debutar en la plaza México, ni duda cabe, bien puede ser en tarde de sexteta -también llamada “de selección”-, tercia o encerrona. El matar la novillada, en soledad de alternantes es un reconocimiento guardado solo para aquellos que en tardes anteriores se hayan mostrado de muy bien para arriba, con capacidades para salir avante sin los apuros fuera de los normales y haber mostrado convincentes y perfiladas soluciones en sus anteriores quehaceres. Han existido triunfadores que no vivieron ese privilegio.

Pero la rueda de la fortuna, la del indescifrable destino, tiene sorpresas. Hoy veremos una de ellas, no sin recordar -así no venga al caso- que antiguamente los festejos menores -la temporada de novilladas- podían sumar hasta pasadas las treinta tardes y, por reglamento, siempre tenía que prevalecer la mayoría de jóvenes nacidos en nuestro territorio nacional…

Diego O´Bolger

LA EMPRESA de la plaza México anunciaba que para el domingo 22 de septiembre -de 1968- habrían de partir plaza los novilleros Diego O´Bolger de Buffalo, New York, el lusitano Oscar Rosmano y el tapatío Miguel Ángel Núñez, el hato fue de Zamarrero.

EL PRIMER espada, Diego, lidia a “Montero” de 350 kilos. Oscar a “Azulejo” con 362 kilos, no lo pasaporta ya que hubo de visitar la enfermería antes de tomar la espada. A Miguel Ángel “Toluqueño”, de 340 kilos, le da el pase para también visitar a los médicos de plaza, por lo consecuente el americano -independiente a ser el director de lidia al ser el mencionado puesto de primer espada- se queda sin alternantes y ha de enfrentarse a “Convenio” de 368, a “Rebocero” con 412 kilogramos y a “Cancionero” de 410 kilos.

Tarde triunfal en la Plaza México

POR LO anterior, Diego pasa a ser el único extranjero que se puede ufanar de ser -involuntariamente- el único actor en novillada oficial, además de salir dignamente avante, y quedar en la historia taurina mexicana. El 17 de agosto de 1969 en la plaza de Tijuana, Manolo Espinosa “Armillita”, le otorga la alternativa ante el testimonio de “Curro” Rivera, con toros de San Miguel de Mimiahuápam. Diego se había presentado en el coso máximo la tarde del 18 de octubre de 1964 al lado de Chucho Solórzano y Ricardo García con novillos de Santo Domingo.

COMO YA vimos, es cierto que en la plaza Monumental México es el único “fuereño” en liarse con seis novillos, el destino así lo dictó… Nos Vemos. 

Pedro Julio Jiménez Villaseñor

Author: Pedro Julio Jiménez Villaseñor

Correo Electrónico: pedrojuliojmzv@hotmail.com