SIN PUBLICO DEBE DE SER UN SALVAVIDAS.

LEO QUE está tomando fuerza la polémica esa de dar festejos taurinos a puerta cerrada, varios espadas de primera línea se oponen –“Morante de la Puebla” uno de ellos- argumentan tradiciones culturales. Respetable este su criterio declarado a un diario español, pero…

Un pecado vayan al rastro

PERO BUENO sería que “Morante” escuchara la opinión, la de aquellos que tienen el agua en el cuello y sin lloverles todavía una pizca, los ganaderos que literalmente se están ahogando económicamente, sobre todo a quienes lidian en plazas de segunda y tercer nivel, y ahí les viene el reseco invierno. Son ellos, precisamente ellos, los que al paso de los meses “surten” de jóvenes prospectos a las plazas importantes, ellos, repito, que pueden reactivar los festejos puesto que sus pretensiones económicas no deben de ser muy altas, ah, y por supuesto que los sueldos van a ser bajos, pero más altos que estar sin torear.

Y ESO de que los hacendados están mandando ganado al matadero.

DICHA “PODA” va a ser muy benéfica, con total seguridad lo que sacrifican nunca será lo mejor de su campiña, por lo tanto, quedan pastando vacas y sementales que son la base escogida por ellos para intentar ser triunfadores y hartarse de euros -o pesos mexicanos-.

Imposible pensar no se lidie

CON CUENTAS bancarias muy altas, “Morante”, y varios de sus compañeros no pasan apuros, bien pueden vivir sin entradas por años. Aquí el problema no es por ese lado, los espadas -y ganaderos- de grupos bajos son quienes se están tronando los dedos. Las figuras deben de entender que es la hora de romper moldes y apoyar a los mencionados, que recuerden cuando ellos buscaban desesperadamente una oportunidad, hoy, desgraciadamente, la pandemia está orillando a buscar salvadores senderos monetarios, es por eso de mi constante insistencia de que la televisión de pago por evento, y la publicidad, bien debe de ser un salvavidas en la extensión de la palabra.

HACE MUCHOS años, aquí en México, voraces intereses monetarios se opusieron a ver cámaras televisivas en los cosos, el resultado fue que “se colaron” por esa vía otros espectáculos y ahora como el perro de las dos tortas. ¡Quien no enseña no vende!

Joselito Huerta figura “sin escuela”

Y NO lo omitiré nunca, faltan empresarios taurinos, no comerciantes de la Fiesta. Desearíamos conocer a que escuela taurina fueron hombres como, de los “más modernos”, Manuel Capetillo, Jesús Córdoba, Jorge Aguilar “El Ranchero”, Joselito Huerta, Antonio del Olivar, Humberto Moro, Manolo Martínez, Eloy Cavazos, Mauro Liceaga, Jaime Rangel, Mariano Ramos y varios más para solicitarles un plan “de estudios” ya que las que abundan en México nomás no dan una. Y no se anticipen en quienes están pensando, ellos son más producto español que nacional.

EN FIN, mi criterio es que hay que evitar, a como de lugar, se pierda la ya de por si flaca tendencia a ocupar un asiento en coso alguno…

… Nos Vemos.

Author: Pedro Julio Jiménez Villaseñor

Correo Electrónico: pedrojuliojmzv@hotmail.com