EN QUÉ INVIERTEN EL PRESUPUESTO TAURINO OCHO COMUNIDADES Y NUEVE DIPUTACIONES (Y II)

Las escuelas taurinas y la crisis del covid-19 concitan la mayor parte de las ayudas

Andalucía y Extremadura ofrecen mucho cariño, pero poco dinero

Las diputaciones provinciales de Valencia y Badajoz son las más generosas

Museo taurino de Valencia, propiedad de la Diputación Provincial. QUIQUE VILLANUEVA

A la Comunidad de Madrid le costó un mundo soltar el dato, —que es público—, de lo que dedica a la tauromaquia: 4.163.826 euros, y tras el duro interrogatorio (¿para qué lo necesita?, ¿sobre qué va a tratar el artículo?, ¿cuándo va a ser publicado?, ¿dónde?) al periodista no le quedaron ganas de ratificar lo que percibe el Gobierno regional por el alquiler anual de Las Ventas (2.800.000 euros), con lo que la aportación neta se queda en 1.363.826 euros.

La muy taurina Andalucía, donde en 2019 se celebraron 209 festejos, solo dedica 350.000 euros a la tauromaquia.

Guillermo Fernández Vara dijo hace poco en el programa televisivo El kikiriki: “Si el toro tiene un problema, yo tengo un problema”, y resulta que su comunidad concede a los toros 86.000 euros al año.

Por el contrario, la Diputación de Badajoz, que en 2011 declaró la fiesta de los toros como Obra maestra del Patrimonio Cultural Inmaterial, aprueba una partida anual de 950.000 euros para su escuela taurina y la realización de múltiples actividades del Patronato de Tauromaquia.

Y la Diputación de Valencia tiene a gala invertir cada año 1.000.000 de euros para la escuela, el museo, exposiciones y publicaciones, si bien recibe 200.000 euros del canon de la plaza de toros.

Estas son algunas de las curiosidades presupuestarias de las ocho comunidades autónomas (Madrid, Andalucía, Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha, La Rioja, Murcia y Navarra), y las nueve diputaciones provinciales (Badajoz, Castellón, Palencia, Albacete, Málaga, Guadalajara, Salamanca, Zaragoza y Valencia) que pueden ser consideradas afines a la tauromaquia porque dedican una parte de sus ingresos a promover la fiesta de los toros en algunas de sus vertientes.

Los Gobiernos autonómicos invierten 7.568.180 euros y los provinciales, 3.296.498 euros; pero de la suma de ambas (10.864.678 euros) hay que restar lo que algunas Administraciones reciben por el alquiler de las plazas de su propiedad (3.433.306,9 euros), por lo que la aportación real sería de 7.431.371,10 euros.

Castilla y León es el territorio donde más festejos (334) se organizaron en 2019, y el Gobierno que dirige el popular Alfonso Fernández Mañueco, ha diseñado dos líneas especiales de ayuda con motivo de la actual pandemia por un valor total de 1.500.000 euros.

Por un lado, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural aportará a las ganaderías de lidia 1.100.000 euros, con un máximo de 5.000 euros por explotación; y por otro, la Consejería de Cultura y Turismo destina 400.000 euros a actuaciones que está definiendo en colaboración con la Mesa de la Tauromaquia.

La comunidad de Castilla-La Mancha, que preside el socialista Emiliano García-Page, no cuenta con ninguna partida destinada a los toros, y, según informa su Departamento de Comunicación, “el apoyo del Gobierno regional a la tauromaquia se hace a través de la TV autonómica (CMMEDIA), que es la que más festejos retransmite, y cuyo presupuesto depende en un 96%, de la transferencia pública anual”. “Es la televisión la que decide el porcentaje que destina a los toros”, concluye.

Comunicación no ofrece la cifra del presupuesto televisivo, que asciende a 51,7 millones de euros ni la cantidad asignada a los toros: 1,3 millones de euros.

El presidente de Extremadura (en el centro), junto a representantes taurinos, el pasado día 27 de mayo en Mérida.

Madrid es la tercera comunidad por el número de festejos (247 en 2019), y dedica al Centro de Asuntos Taurinos la cantidad de 4.163.826 euros, a la que hay que restar los 2.800.000 euros de canon que paga cada año la empresa Plaza1 por el alquiler de Las Ventas, por lo que la inversión queda en 1.363.826 euros.

Hace unos días, el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, se reunió con representantes taurinos ante los que recalcó “el firme compromiso con un sector estratégico para la comunidad autónoma”, y la nota de prensa posterior informaba de algunas medidas de apoyo de las que se pueden beneficiar los ganaderos con motivo de la pandemia. De lo que no se habló en la reunión —que se sepa— es de que el Gobierno andaluz dedica a los toros 350.000 euros (200.000 para 29 escuelas taurinas y 150.000 para la Fundación del Toro de Lidia). Y eso que en la comunidad andaluza se celebraron 209 festejos en 2019, y que el sector supone el 0,2% del PIB, según la nota citada.

Extremadura es la siguiente en el ranking de festejos (80 el año pasado), y “como todos los años”, —dice la Consejería de Agricultura—, “la Junta tiene previsto realizar la convocatoria de dos líneas de subvenciones para el Fomento y apoyo de la tauromaquia, por un valor total de 86.000 euros, con la finalidad de potenciar esta manifestación cultural en la Comunidad”. Además, el Gobierno ha convocado al Consejo Asesor de Asuntos Taurinos para estudiar una propuesta de reducción de gastos de los espectáculos públicos.

Navarra (41 festejos en 2019) no especifica una cantidad para ayudar a las 68 explotaciones de lidia con 7.624 cabezas de la comunidad, afectadas por la crisis de la covid-19, pero ha acordado con los ganaderos una aportación máxima de 90 euros por animal, con distintos condicionantes.

Murcia (33 festejos en 2019) cuenta con tres partidas económicas, según cuenta Francisco Abril, director general de Administración Local del Gobierno autonómico: 60.000 euros para la escuela taurina, 30.000 para patrocinio de medios de comunicación en la feria de la capital, y una partida de 60.000 euros —un proyecto nuevo— para fomentar la cultura taurina.

La Rioja (22 festejos) firma desde el año 2000 un convenio de colaboración anual con la Federación Taurina Riojana por valor de 18.354 euros, y estudia ayudas para las ganaderías de lidia con motivo de la pandemia.

Por último, Fernando Castellano, jefe del Servicio de Espectáculos de la Comunidad Valenciana, cuenta que, aunque no existe partida presupuestaria, patrocinan un programa televisivo sobre el toro en la calle (bou al carrer), y los premios taurinos Va de Bous.

Diputaciones taurinas

La Diputación Provincial de Valencia, presidida por el socialista Toni Gaspar, destina un millón de euros a la tauromaquia, y percibe 200.000 por el alquiler de la plaza de toros. Con estos fondos se financia una escuela taurina que cuenta con 50 alumnos, un museo, y diversas exposiciones y publicaciones, informa Toni Gázquez, director del Centro de Asuntos Taurinos del organismo.

Badajoz dedica 950.000 euros a una escuela taurina en la que están matriculados 39 alumnos, entre ellos cuatro chicas y un joven discapacitado que dice con orgullo: “Yo no soy down, soy torero”, cuenta ufano Pedro Ledesma, gerente del centro.

La escuela taurina de Castellón cuenta con una partida de 241.000 euros de la diputación provincial, 75.000 la de Albacete y 200.000 euros la de Salamanca.

La Diputación de Palencia dedica 84.324 euros al mantenimiento de la plaza de toros, por la que recibe 36.263 euros por el alquiler a la empresa Chopera.

El organismo provincial de Málaga financió en 2019 el sostenimiento de la escuela taurina provincial con la cantidad de 108.174 euros, muy similar a la de 2020, y el dinero que percibió el pasado año por el canon de explotación de la plaza fue de 97.043,20 euros.

La partida taurina de la Diputación de Guadalajara asciende a 8.000 euros: 2.500 para la gala del Toro Mundial; 4.000 para el Centro Internacional de Tauromaquia de Alto Rendimiento y 1.500 para la Escuela Taurina de la Fundación Joselito.

El gabinete de prensa de la Diputación de Zaragoza afina los datos. “Como propietaria de la plaza de toros de la Misericordia se han presupuestado para este año las siguientes cantidades:

– 83.000 euros para el mantenimiento de las instalaciones (hasta ahora se han gastado 20.000).

– 405.000 euros para inversiones. La partida es mucho más elevada que otros años porque estaba previsto cambiar la cubierta de la plaza, pero, finalmente, esa obra no se va a hacer este año y el dinero se va a destinar a actuaciones para frenar el impacto social y económico del coronavirus (hasta ahora el gasto en inversiones no llega a 2.000 euros). A estas cantidades habría que sumar el coste del trabajador encargado del mantenimiento y la gestión diaria de la plaza (unos 50.000 euros).

– La diputación ingresa un canon anual de 300.000 euros de la empresa adjudicataria de la plaza, pero este año no se ha cobrado nada (la feria de San Jorge no se pudo celebrar y se está a la espera de lo que suceda con la del Pilar)”.

Y… Sevilla.

La diputación provincial de un territorio tan taurino no cuenta con un hueco en el presupuesto para la fiesta de los toros. El organismo colabora en las actividades taurinas de los Ayuntamientos que lo requieren y participa en el programa turístico Territorio Toro.

Lo dicho: “Mucho te quiero, torito, pero pan, poquito”.

Author: Antonio Lorca/El País