OSUNA, ILUSIONANTE INICIO DE LA TEMPORADA ANDALUZA

Triunfaron Diego Ventura y Enrique Ponce tras cortar tres y dos orejas, respectivamente

Lo de menos, quizá, fue el extraordinario recital de toreo a caballo del rejoneador Diego Ventura, auténtico protagonista del festejo; o la presencia del veterano Enrique Ponce y de su amigo Javier Conde, que estuvo allí sin más credenciales que una buena recomendación, o la noble bondad de los toros de Julio de la Puerta. Lo más importante es que, por fin, después de tan larga espera, Andalucía pudo inaugurar la temporada taurina.

El acontecimiento se celebró en la localidad sevillana de Osuna, una plaza con una capacidad de 5.500 localidades, y la impresión que ofrecía la pantalla de Canal Sur TV es que había en los tendidos mucho más público del 50 por ciento que permite la Junta de Andalucía con motivo de la pandemia. Hubo, eso sí, toma de temperatura, lavado de manos, poca distancia de seguridad y no todas las mascarillas necesarias.

Y hubo también toros propicios para el triunfo; terciados, como corresponde a un coso de tercera, pero nobles y con movilidad. Más parados y cortos de temperamento los dos de Diego Ventura, propiedad del caballero, pero aptos para que el rejoneador ofreciera todo un recital de toreo a caballo y mostrara, una vez más que su magisterio no tiene parangón en el momento actual.

Hizo debutar a tres caballos, y uno de ellos, Capote, de ‘nacionalidad’ estadounidense, deleitó a la concurrencia con una torería excepcional. Sin riendas, Ventura puso banderillas y demostró que la doma del animal le augura una exitosa carrera.

Recibió a su primero a portagayola, se lució en banderillas, colocó un par a dos manos montando a Dólar, también sin cabezada y mató de un rejonazo en todo lo alto. Repitió maestría ante el cuarto, y salió a hombros con todos los honores.

Estaba allí, era la figura del cartel, el veterano Enrique Ponce, al que le adornan una larga experiencia y una técnica consumada. Un cantaor flamenco y un guitarrista, con micrófono incluido, amenizaron las faenas del valenciano, que estuvo a gusto antes sus nobles oponentes, sin apreturas, despegado casi siempre, pero bien, como si tal cosa…

Y cerró la tarde-noche otro torero de larga alternativa, Javier Conde, que hace tiempo ya demostró que su personal embrujo y escaso corazón vaticinaban una corta carrera. Estuvo en el ruedo por amistad de Ponce, pero debió ver el festejo desde el tendido y que su puesto lo hubiera ocupado un compañero con más ilusión y capacidad. Se abrió de capa ante el sexto -un sobrero que sustituyó al devuelto por estar reparado de la vista-pero fue un espejismo. Muy desconfiado, estuvo a merced de sus nobles toros, más temeroso de lo permitido. Escuchó los tres avisos en el último y desaprovechó la ocasión para cortarse la coleta.

FICHA

VENTURA, DE LA PUERTA/VENTURA, PONCE, CONDE Dos toros despuntados para rejoneo de Diego Ventura, parados y nobles, y cuatro -el sexto como sobrero- de Julio de la Puerta, correctos de presentación, nobles y con movilidad. Diego Ventura: rejón en lo alto (dos orejas); pinchazo, rejonazo y un descabello (oreja). Enrique Ponce: pinchazo y media (oreja); estocada baja y cinco descabellos (oreja). Javier Conde: pinchazo, estocada y varios descabellos (silencio); dos pinchazos y tres avisos (bronca) Plaza de Osuna. 1 de agosto. Más del 50 por ciento del aforo, establecido en 2.750 espectadores. Inauguración de la temporada taurina en Andalucía.

Author: Antonio Lorca/El País